Dos artistas crean un mundo en miniatura donde los caracoles son los principales actores

El dúo creativo Aleia Murawski y Sam Copeland se aferran a un aspecto esencial de la infancia: el juego. Las miniaturas que crea el dúo son tan intrincadas en los detalles que si no fuera por los gigantescos caracoles que las ocupan, creerías que eran reales. Hay algo intensamente satisfactorio en ver a una criatura arrastrarse por el techo de un coche en miniatura, o sentarse, con los ojos en forma de tentáculo balanceándose, en la parte superior de una patineta. "Me gusta pensar en los caracoles como pequeños cachorros con conchas", comenta Aleia. "Me encanta ver cómo interactúan con un set. Ponemos jugo de pepino en ciertos objetos, pero no podemos manejar un caracol para hacer algo. Hacemos una escena y esperamos que estén interesados ​​en lo que los rodea". Para obtener más información, visita su página de instagram.

Vía: itsnicethat


#1




#2 Una canción de amor de mi caracol para ti

Una publicación compartida por @aleia el




#3




#4 Pequeños chicos lentos en el gimnasio


Una publicación compartida por @aleia el


#5 

    


#6

    


#7


Una publicación compartida por @aleia el


#8 

     



#9

   


#10

   

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA