Esta foca conoció a una mariposa y su reacción no tiene precio

Los momentos más preciados de la vida a menudo son los que nunca se planearon. Pero como un animal marino en cautiverio, las experiencias más allá de lo predecible o de la rutina rara vez se otorgan a esta foca portuario llamado Kaya.

Esa puede ser la razón por la cual, cuando alguien inesperado visitó recientemente, ella no podría haber estado más emocionada.


Esta semana, los cuidadores de la foca en el Zoológico de Oregon compartieron el video de una mariposa revoloteando en una pared de vidrio bajo el agua que recubre el recinto de Kaya.

Su reacción no tuvo precio, como la de un niño curioso que vio algo por primera vez.




Aunque ciertamente parecía ser un momento mágico para Kaya, este encuentro fue conmovedor en otro sentido. Kaya vive en un zoológico con una inquietante trayectoria en términos de cuidado de los animales. En la naturaleza, mientras tanto, las focas como ella son notoriamente curiosas, explorando su vasto ambiente oceánico - y algunas veces hasta el ocasional visitante humano - lo más importante, en sus propios términos.

Pero gracias a la mariposa, al menos Kaya vislumbró la belleza que se encuentra más allá de su tanque. 

Comentarios

Entradas populares