DogSpot ofrece mini-casas con aire acondicionado y ventilación donde los perros pueden quedarse mientras sus dueños comen en un restaurante o hacen un mandado rápido.

DogSpot ofrece mini-casas con aire acondicionado y ventilación donde los perros pueden quedarse mientras sus dueños comen en un restaurante o hacen un mandado rápido.

El servicio para perros funciona de manera similar a la forma en que Uber trabaja para los humanos. Los dueños de perros usan una aplicación para reservar una casa cercana para su amigo peludo con hasta 15 minutos de anticipación.


El propietario puede desbloquear la casa a través de la aplicación y luego monitorear a su perro en la aplicación a través de una cámara web.


La tarifa es de 30 centavos por minuto o una membresía mensual de $19.99 (dolares americanos).

"La estancia promedio es de alrededor de 15 minutos", dijo Brownridge. "Para eso es exactamente para lo que lo diseñamos, para poder vivir una vida activa con tu perro, pero también para que el perro se sienta cómodo".

Brownridge creó DogSpot después de su experiencia de vivir con su perro rescatado, Winston, en Brooklyn.


"Él tiene una tonelada de energía, así que sacarlo de la casa en tantos paseos como sea posible fue realmente importante", dijo. "Empecé a darme cuenta de cuántas veces no podía venir conmigo afuera porque solo iba a ir a una tienda o restaurante por unos minutos".

Ella agregó: "Hay todas estas cosas que haces todos los días en una ciudad transitable como Nueva York donde los perros no pueden entrar".

En ciudades que no son tan fáciles de recorrer como Nueva York, los perros pueden quedarse atrás en los autos por parte de sus dueños.

Se tarda 10 minutos para que el interior de un automóvil, incluso con las ventanas abiertas levemente, alcance los 39 grados en un día de 28 grados, según la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad a los Animales (ASPCA). En un día de 21 grados, el interior de un automóvil puede ser de hasta 6 grados más alto, resultando peligroso para los perros, señala la ASPCA.

Algunos estados y gobiernos locales tienen leyes que prohíben dejar animales en automóviles en situaciones peligrosas, como el calor. Brownridge dijo que apoya esas leyes y que quiere ser "parte de la solución".

"Queremos que [DogSpot] sea el espacio más seguro, limpio y mejor monitoreado para dar a los padres de mascotas la comodidad de saber que su perro está seguro", agregó Brownridge.

Brownridge y su co-fundador, Todd Schechter, dijeron que trabajaron para lanzar la compañía durante las noches y los fines de semana, mientras que ambos todavía tenían empleos de tiempo completo.



Colocaron prototipos en todo Brooklyn y pronto tuvieron una membresía de alrededor de 1,000 dueños de perros.

Para resolver problemas de seguridad, las casas DogSpot solo son accesibles para el dueño del perro que actualmente usa la casa. Tampoco hay anonimato, ya que DogSpot tiene el nombre, el número de teléfono y la información de la tarjeta de crédito de cada usuario.

Las casas se limpian automáticamente después de cada uso a través de luces UV y se limpian manualmente cada día. En el invierno, las casas activan un suelo radiante.

Comentarios

LO MÁS SUAVE