Fray Bigotón: de perrito callejero a monje.


Conoce a Fray Bigotón, el perrito callejero que se convirtió en miembro de un monasterio de San Francisco


El santo después del cual se estableció la orden franciscana es conocido como el patrón de los animales ...




Así que es natural que los monjes extiendan su mano de ayuda a los caninos que viven en las calles.


Ahora es un perrito feliz que puede disfrutar la vida al máximo. "Su vida se trata de jugar y correr"


“Aquí, todos los hermanos lo quieren mucho. Él es una criatura de Dios.


El perrito incluso llega a llevar un hábito. Tal vez inspirado por su atuendo, fue atrapado atendiendo a sus deberes de monje.



"[Aquí está] el hermano [Bigotón] predicando a los peces"


La adopción del perrito fue iniciada por Proyecto Narices Frías, una asociacion de rescate local.


Esperan que sirva de inspiración a otros monasterios para ayudar a las mascotas necesitadas.


"Si solo todas las iglesias adoptaran un perro ... estamos seguros de que los feligreses seguirían el ejemplo"

Comentarios

Entradas populares