Perro apicultor en traje de 'astronauta' detecta colmenas infectadas por el olfato.


Las abejas son extremadamente importantes. Hemos estado escribiendo durante años sobre las diversas amenazas a las que se enfrentan, y sobre varias formas de protegerloa. Pero esta historia de Australia podría ser la más original hasta ahora, o al menos la más linda.

En la foto de arriba está Bazz, un labrador negro que el apicultor Josh Kennett ha entrenado para detectar por el olor una grave enfermedad de las abejas llamada American foulbrood.



Las larvas de Paenibacillus causadas por la infección generalmente solo son visibles con un microscopio de gran aumento, pero gracias a Bazz, eso no es necesario.


El análisis del microscopio podría no ser necesario gracias a la nariz de Bazz, pero el perro todavía tenía que estar protegido del ataque de las abejas para acercarse lo suficiente como para oler las colmenas. Es por eso que Kennett construyó este traje protector que hace que Bazz se vea tan grande como un astronauta canino.



Es particularmente importante detectar tempranamente las infecciones porque todavía no hay cura, por lo que lo único que se puede hacer es poner en cuarentena a las colonias infectadas para evitar que la enfermedad se propague.

Crédito imágenes: Josh Kennett

Comentarios

Entradas populares