Perrito con síndrome de espina corta nos da una gran lección de vida.


Cooper, un American Fox Hound de 2 años, nació con un defecto de nacimiento poco común. Sufría del síndrome de la espina corta, que es causado por la endogamia irresponsable. Esto significaba que tendría solo la mitad del cuerpo de un perro normal, sin cuello.

Facebook/Cooper – Short On Spine, Big On Love

Cooper fue abandonado en una granja por sus criadores cuando tenía solo 2 meses cuando se dieron cuenta de que no les servía de nada. Afortunadamente, fue encontrado por trabajadores de rescate, quienes decidieron darle una oportunidad justa de vida.



Fue llevado a los veterinarios donde fue tratado por ácaros del oído, gusanos y una hernia. No podía caminar por largos períodos y tenía dificultades para hacer del baño. Pero, todos se sorprendieron al ver el gran espíritu del pequeño bebé, que no tenían idea de que el mundo lo veía con otros ojos.

Facebook/Cooper – Short On Spine, Big On Love

Cooper finalmente encontró un hogar para siempre con Elly y Andy Keegan, que tienen una gran familia de perros. Lo mantienen con antibióticos regulares para controlar su condición y mantenerlo libre de infecciones. Para ellos, ¡este cachorro con necesidades especiales resultó ser el perro más feliz de todos!.

Facebook/Cooper – Short On Spine, Big On Love

Sus discapacidades continúan causándole dificultades, pero Cooper lo desafía todo con una sonrisa feliz. Él ilumina la habitación con su presencia y es muy protector con su familia.

Facebook/Cooper – Short On Spine, Big On Love

Su preciosa actitud de "corto en la columna vertebral, grande en el amor" ha robado nuestros corazones. ¡No tenemos más que amor y admiración por el inspirador Cooper!

Comentarios

Entradas populares