Abuelita no encontraba su dentadura postiza hasta que descubrieron al ladrón


Esta pequeña perrita llamada Luna ciertamente es un cachorro feliz, y debería serlo.

Hace unos meses, Luna fue rescatada de las calles y adoptada en el hogar amoroso de Anna Carolina Lima y su prometido en Brasil. Simplemente la adoran.

Pero recientemente, durante una visita a la casa de la abuela de Lima, Luna encontró otra razón para sonreír.


Luna no tardó mucho en instalarse durante su estadía en la casa de la abuela, por lo que Lima se sintió cómoda alejándose de la casa sin ella un día después del almuerzo. Alrededor de este mismo tiempo, la abuela de Lima decidió acostarse para una siesta.


"Como de costumbre, puso sus dentaduras debajo de la almohada para no perderlas", dijo Lima.

Luna, que todavía estaba despierta, evidentemente vio esto como una oportunidad.


Cuando la abuela se despertó, sus dientes postizos no se encontraban por ningún lado.

"Estaba bastante desesperada por no poder encontrar su dentadura postiza", dijo Lima. "Ella y mi mamá buscaron en todas partes. Buscaron durante horas".

Al regresar a la casa y enterarse de la dentadura perdida, el primer pensamiento de Lima fue consultar con su perro, que sospechosamente se había mantenido fuera de la vista. Y efectivamente:


"Encontré a Luna sentada en el sillón con los dientes de la abuela en la boca", dijo Lima. "¡Ella no quería devolverlos!"


La cachorra furtiva había sido atrapada con las manos en la masa, pero apenas la atormentaba la culpa.

De hecho, por lo que parece, Luna encontró todo el asunto bastante divertido.


Después de algunas discusiones, Lima pudo recuperar las dentadura postiza que, afortunadamente, no habían sido dañadas por Luna al usarlas.

Y con eso, el cachorro volvió a su propia sonrisa temblorosa.

Comentarios

Entradas populares