Dato curioso del día


Gatito:
Los Récords Mundial Guinness no premian a las mascotas más gordas del mundo ya que los funcionarios no quieren alentar a las personas a que sobrealimenten a sus mascotas. Pero en 2003, un gato siamés llamado Katy fue un serio contendiente para el récord. Katy, que vivía en Asbest, Rusia, recibió hormonas para detener su apareamiento. El tratamiento tuvo un efecto secundario no deseado: aumentó drásticamente su apetito y el gatito hambriento se disparó a 22.6 kg.

Comentarios

Entradas populares