Perrito nada durante la boda de su dueña y elige el peor lugar para secarse


El fin de semana pasado, después de meses de planear que todo fuera perfecto, la novia Savannah Bordeau estaba lista para casarse con su futuro esposo. Familiares y amigos se reunieron para la ceremonia, y, por supuesto, el perro de Bordeau, Finn, también estaba allí para mirar.

Incluso se había vestido para la ocasión. Pero entonces algo más llamó su atención.


El lugar para la boda de Bordeau resultó ser una piscina, una tentación refrescante para un cachorro amante del agua como Finn. Aparentemente, a pesar de las circunstancias del día, simplemente no podía luchar contra eso.


Cuando comenzó la ceremonia y su madre comenzó a caminar por el pasillo, el perro se levantó de su lugar.

"Vi por el rabillo del ojo a Finn caminar hacia la piscina", dijo Bordeau. "Se quedó allí parado y miró por unos segundos hasta que decidió que iba a dar el paso".


La decisión de Finn de nadar en ese momento inoportuno fue solo una distracción temporal, provocando una pequeña risa entre la multitud. La boda continuó según lo planeado.

"Todos lo dejaron hacer lo suyo", dijo Bordeau.

Pero pronto Finn no sería tan fácil de pasar por alto.


Después de algunas vueltas, Finn ya había tenido suficiente. Salió de la piscina y se dirigió para reunirse con la ceremonia en curso.

Y fue entonces cuando las cosas realmente salieron mal.

"Decidió salir y sacudir a todos los padrinos de boda", dijo Bordeau. "Luego corrió a través de una cama de flores y finalmente terminó envuelto en mi vestido".


Sucio y húmedo, Finn había hecho lo impensable, eligiendo el prístino vestido blanco de Bordeau como el lugar para secarse.

"Todo sucedió muy rápido. No sabía qué pasó al principio hasta que miré hacia abajo y vi una cola y patas volando por todas partes", dijo. "Mi hermana entró en pánico. No creo que ninguno de nuestra familia realmente haya procesado lo que estaba pasando hasta que fue demasiado tarde".


Finn había dejado su huella, y parecía bastante orgulloso de sí mismo por ello.


La desenfrenada juerga de Finn en realidad hizo que un día ya trascendental fuera aún más memorable. Con un cachorro, nunca se sabe, y eso es lo que lo hace tan especial.

"Honestamente no cambiaría nada", dijo Bordeau.
Credito imagenes: Savannah Bordeau

Comentarios

Entradas populares