La inusual amistad entre un pato y un husky nos demuestra que la amistad no tiene limites


Las relaciones entre especies no se tratan solo de luchar por la supervivencia. A veces los animales forman las amistades más inusuales, y esta historia es la prueba perfecta de que el pelaje y las plumas pueden llevarse bien.


Max el perro tenía 5 años cuando Patrick y Kirsten Riley de Strout, Minnesota, lo adoptaron. Rápidamente se hizo amigo de Sasha, otro Husky que tenían en ese momento. Sin embargo, el tiempo de Sasha se acabó y ella falleció, abriendo un vacío de soledad en el corazón de Max. Un vacío que pronto fue llenado por un pato.


Cuando Patrick y Kirsten adoptaron a Quackers, Max inmediatamente se encariñó con él. "Max se sentaba al lado del pato todo el tiempo", dijo Patrick a WCCO-TV. "Después de que lo dejamos salir, nunca se separaron".

"Duermen juntos, comen juntos, beben juntos, salen a caminar juntos", agregó Kirsten. "Para todo están juntos".


La mayoría de las veces la pareja pasa el rato en la autopista 28. Su vínculo es tan hermoso que la gente incluso detiene sus autos para apreciarlo.


Strout tiene solo 25 residentes, por lo que la pareja se ha hecho muy conocida en el área. "A veces, de camino a casa, realmente espero que estén ahí afuera porque son demasiado preciosos para mirar", dijo la vecina Alisa Godejahn.


“Vemos gente que se detiene allí todo el tiempo. El tráfico se atasca allí a veces debido a todas las fotos tomadas ".



Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA