Azafata juega al escondite con un dulce perro en un avión vacío


Las aerolíneas han sido una de las industrias más afectadas por el coronavirus, y para la azafata Jenn Yoo, es un momento incierto. "Todo está cambiando no por días, sino más bien por horas", dijo Yoo. "Estoy agradecida de que aún tenga trabajo por ahora".

Lo único que siempre alegra el día de Yoo es cuando un pasajero muy especial aborda el avión. "Cuando veo perros en mis vuelos me mejora todo el día", dijo Yoo.


Con el distanciamiento social vigente, la aerolínea de Yoo ha modificado los protocolos para proteger a las azafatas y a los pasajeros que cuidan. Si bien Yoo agradece las nuevas pautas de seguridad, echa de menos la vieja camaradería. "Los vuelos casi vacíos son desgarradores para mí", dijo Yoo. "La gente solía socializar entre sí y ahora todos se mantienen solos".

 
Crédito: Jenn Yoo

Incapaz de conversar con otros miembros de la tripulación o servir a los invitados, Yoo estaba encantada cuando recientemente pudo pasar un momento agradable con una dulce perrita sentada en su propio asiento.

"Solo había otras seis personas a bordo, así que sabes que todo mi tiempo y atención fueron a esta perrita", dijo Yoo. "Cada vez que caminaba por el pasillo, ella volvía la cabeza para mirarme".


Antes de que Yoo se diera cuenta, estaba atrapada en un juego con la curiosa perrita. "En un momento ella agachó la cabeza detrás del asiento y salió de nuevo, lo que me hizo hacer lo mismo con ella", dijo Yoo. "Antes de darme cuenta, estábamos teniendo nuestro propio pequeño juego de escondite".

Crédito: Jenn Yoo

La perrita fue el lado positivo para Yoo, y la inspiró a comenzar a documentar su tiempo en el aire con otros voladores peludos. "Como no estoy atendiendo pasajeros, tengo más tiempo con los perros", dijo Yoo.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA