Le regalan sus propios esquís a perrita que no puede caminar para que vuelva a jugar en la nieve


Molly fue diagnosticada con una enfermedad del disco intervertebral y se sometió a su primera cirugía en 2015. La enfermedad significa que Molly tiene que usar una silla de ruedas, y generalmente se mueve bien y no parece darse cuenta de que es diferente a sus hermanos caninos. Sin embargo, ella y su familia viven en Canadá, y los inviernos se vuelven increíblemente nevados, y su familia rápidamente se dio cuenta de que usar una silla de ruedas en la nieve sería un desafío.


El primer invierno fue muy duro para ella, así que comenzamos a buscar esquís ", dijo Susan Freeman, la madre de Molly.


A Molly siempre le ha encantado jugar y salir a caminar en la nieve, y su familia quería asegurarse de que eso no cambiara solo porque estaba usando una silla de ruedas. Decidieron buscar una silla especial con esquís para Molly, y tan pronto como se metió en ella, sabían que habían tomado la decisión correcta.


Molly adora absolutamente sus esquís y le encanta usarlos cada invierno. Se ha vuelto muy buena navegando a través de la nieve y todos los que la ven no pueden evitar sonreír cuando pasa esquiando sin preocuparse por nada en el mundo.


A pesar de que ahora tiene 11 años, Molly actúa como un cachorro cuando está en sus esquís, y no tiene problemas para mantenerse al día con sus hermanos Izzy y Luis. Sin sus esquís, la vida probablemente sería mucho más desafiante para Molly, pero gracias a sus dueños, el invierno es ahora su época favorita del año.

Puede seguir a Molly en instagram dando click aquí.

Comentarios

Entradas populares