Mujer adoptó 6 perros discapacitados que nadie quería y les da una segunda oportunidad de vida


Muchos perros luchan por dejar los refugios y encontrar sus hogares para siempre, especialmente si se percibe que tienen alguna discapacidad, ya que muchas personas son reacias a asumir el trabajo adicional que significa cuidar a un perro discapacitado.

Pero todos los perros son buenos y leales, es por eso que necesitamos más personas como Tracey Fowler.

Tracey Fowler es una verdadera amante de los perros y actualmente es dueña de ocho hermosos perros.


Seis de estos perros están discapacitados y, gracias a Fowler, han recibido una nueva oportunidad de vida.

Fowler comenzó a adoptar perros discapacitados después de perder a su amado Hayden.


Hayden era un pastor alemán y sufría de mielopatía degenerativa, una enfermedad progresiva que ataca la médula espinal en perros mayores.


Después de luchar contra su enfermedad por un tiempo, Hayden ya no podía usar sus patas traseras y necesitaba una silla de ruedas.

Con la ayuda de la silla, Hayden pudo continuar viviendo una vida plena, incluso mientras la terrible batalla continuaba.

Después de una larga y dura batalla, Hayden finalmente falleció como resultado de la enfermedad.


Pero su lucha no fue en vano.

En honor a Hayden, Fowler decidió ayudar a otros perros como él.


Y así, terminó rescatando a seis perros con necesidades especiales, y ahora está haciendo todo lo posible para brindarles una vida feliz.


Ella llama a su bandada de perros cariñosos "The Fowler Herd" y todos la aman y se quieren mucho.

A los perros les encanta jugar afuera, salir juntos y explorar el área local.

Según Fowler, cuidar a un perro discapacitado no es tan difícil como temen muchas personas.


Incluye algo de trabajo extra, y no es una opción para todos, pero muchas personas lo encontrarían increíblemente gratificante.

Todos sus perros son felices, cariñosos y llenos de vida.


Gracias a sus sillas, pueden correr y jugar y realmente disfrutar de la vida.


Ni siquiera la nieve puede detenerlos; cuando llega el invierno, Fowler simplemente cambia sus ruedas por esquís.

Fowler espera que ella y su "The Fowler Herd" puedan inspirar a otras personas a ayudar a los perros discapacitados a vivir una vida plena y significativa.

Comentarios

LO MÁS SUAVE