Captan a súper mamá ganso cuidando a 47 bebés en Canadá


Mike Digout nunca ha sido un gran admirador de los gansos canadienses. Pero esta primavera sus puntos de vista cambiaron después de conocer a una notable madre ganso que cuida a una familia muy numerosa.

Desde que comenzó el trabajo desde casa, Digout ha estado caminando por la orilla del río Saskatchewan cerca de su casa en Saskatoon y llevando su cámara para capturar la vida salvaje que vive allí. Ahí fue donde conoció a los gansos.


"Salía todas las noches a la orilla del río en busca de castores y, por supuesto, había mucha actividad de gansos, ya que venían del sur y buscaban un lugar para anidar", dijo Digout.


En mayo, Digout notó que el primer lote de pichones había salido del cascarón. "Son tan lindos cuando son pequeños, como pequeñas pelotas de tenis con patas", dijo Digout. “Así que comencé a tomar fotos de los pichones mientras esperaba que llegaran los castores.


Una noche, Digout estaba sentado cerca de unos juncos a lo largo de la orilla del río cuando vio a una madre ganso con un grupo inusualmente grande de pichones. Uno por uno, los bebés comenzaron a salir, hasta que contó 16 cuerpos esponjosos amontonados bajo las alas protectoras de su madre.

"Me sorprendió que esta madre tuviera 16 bebés, así que comencé a regresar todas las noches en busca de esta madre y sus crías", dijo Digout. "Y todos los días parecía que ella tenía un grupo más grande".


Contó 25 pichones un día, luego 30 al día siguiente hasta que finalmente vio a la mamá ganso y su pareja con 47 bebés. Digout se dio cuenta de que esta increíble madre estaba cuidando a las crías de muchas familias diferentes. Esto se conoce como una cría de pandillas y es común en áreas urbanas y suburbanas con muchos nidos.

Las crías de pandillas se forman cuando los padres, especialmente pacientes, cuidan a los hijos de otros gansos y les dan a sus amigos algunas noches libres.


Y fue claro para Digout que esta mamá ganso fue creada para el trabajo: "Fue increíble lo tranquila que estaba con tantos pichones", dijo Digout. "Parece una madre muy paciente".


Los pichones están creciendo rápidamente y ya no pueden caber debajo de su madre. Ahora, duermen en una gran pila mientras ella vigila.


Desde entonces, la cría de pandillas se ha dividido en tres grandes unidades familiares, pero esta súper mamá y su pareja aún están cuidando a 25 bebés. Y continuarán manteniéndolos a salvo hasta que sea hora de volar hacia el sur una vez más.
Crédito imágenes: Mike Digout

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA