Perrito lucha por mantener la compostura cuando ve una caja llena de 'rosquillas'


Este perro grande y esponjoso llamado Bear sabe disfrutar de las cosas buenas de la vida, como el sutil perfume de una flor.

Pero sus gustos no se limitan a las cosas más finas.

La propietaria de Bear, Candice Sedighan, es una fotógrafa residente en Los Ángeles. Ella es muy consciente de que su cachorro está loco por las golosinas.


A Bear le encantan las rosquillas, tanto que, de hecho, los juguetes para perros con forma de rosquilla son suficientes para que se le haga agua la boca.


Con eso en mente, Sedighan decidió ofrecerle a Bear una caja llena de rosquillas falsas, colocando una cámara en la parte inferior para dar una visión de la reacción del adorable perro.

Cara a cara con esa caja llena de rosquillas falsas, y todas las calorías imaginarias que contenían, la respuesta de Bear fue bastante graciosa:



Después de parecer luchar contra la tentación de sumergirse en la caja, Bear finalmente las prueba.

"¡El resultado fue hilarante con la cara blanda más linda de todas!" dijo Sedighan.


Aunque Bear no pudo comer donas reales ese día, Sedighan lo recompensó con un poco de mantequilla de maní para satisfacer su necesidad de golosinas. Es posible que Bear no sepa qué es lo mejor para él en cuanto a la dieta, pero su dueña ciertamente lo sabe.

"Es fanático de las donas y los juguetes, pero los juguetes eran la opción más saludable, por supuesto", dijo Sedighan.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA