Corea del Norte ordena entregar todos los perros y podrían ser utilizados como alimento


Kim Jong-un ha declarado que los perros domésticos son un símbolo de la 'decadencia' capitalista y ordenó que los perros en Pyongyang sean detenidos, y los dueños temen que sus queridas mascotas estén siendo utilizadas para resolver la escasez de alimentos en la nación.

El dictador Kim anunció en julio que tener una mascota ahora es ilegal y denunció que tener un perro en casa es "una tendencia corrupta de la ideología burguesa".


"Las autoridades han identificado hogares con perros de compañía y los están obligando a entregarlos o confiscarlos por la fuerza y sacrificarlos", dijo una fuente al periódico surcoreano Chosun Ilbo.

"Algunos de los perros son enviados a zoológicos estatales o vendidos a restaurantes de carne de perro".


Un informe reciente de la ONU declaró que hasta el 60 por ciento de los 25,5 millones de habitantes de Corea del Norte se enfrentan a una "escasez generalizada de alimentos" que se ha agravado por las sanciones internacionales impuestas al régimen por sus programas de misiles nucleares.

La carne de perro se ha considerado durante mucho tiempo un manjar en la península de Corea, aunque la tradición de comer perros se está desvaneciendo gradualmente en Corea del Sur.


Aún así, se estima que 1 millón de perros se crían en granjas para ser consumidos cada año en el sur.

Sin embargo, el mejor amigo del hombre sigue siendo un elemento básico en el menú del norte, con varios restaurantes dedicados a carne de perro en Pyongyang.


La carne de perro es más popular en los cálidos y húmedos meses de verano, ya que se cree que proporciona energía y resistencia.

El Chosun Ilbo informó que los dueños de mascotas están 'maldiciendo a Kim Jong-un a sus espaldas', pero es poco lo que pueden hacer para negarse a cumplir con las autoridades, podría interpretarse como un acto de desafío a un líder al que le gusta ser referido como el Líder Supremo.

Comentarios

LO MÁS SUAVE