A los delfines les gusta drogarse con las toxinas del pez globo


Un grupo de delfines adolescentes "rebeldes" han sido captados por la cámara drogándose con un pez globo venenoso en Sudáfrica. Las narices de botella supuestamente habían sido expulsados de su grupo familiar debido a su comportamiento alborotador.

Filmado con un pez robótico, los delfines arrojaron al pobre pez globo entre sí con entusiasmo, mientras también mordían su piel. El pez globo contiene tetrodotoxina, una neurotoxina que tiene el potencial de ser fatal para los humanos.


Los expertos dicen que masticar la piel del pez puede hacer que los delfines se sientan "colocados", creando un efecto similar al del THC, el ingrediente principal de la marihuana.

Sin embargo, negaron que usar un pez globo de esta manera sea común entre los delfines. El veneno podría ser increíblemente peligroso para los mamíferos si consumieran grandes cantidades.


En el vídeo, se puede ver a los delfines adolescentes volviéndose más creativos al nadar mientras llevan el pez en la boca y lo arrojan fuera del agua. Pero eventualmente su diversión llega a su fin y el pez se queda solo aparentemente ileso y confundido.


El metraje se compartió en el documental de la BBC Dolphins: Spy in the Pod, emitido en 2014. Ha resurgido en línea justo cuando cada vez más investigaciones científicas observan a los animales que "se colocan" usando su entorno.

Los biólogos han registrado que los renos comen hongos alucinógenos en Siberia, mientras que en Australia, se sabe que los ualabíes mastican porciones de amapola.

Comentarios

LO MÁS SUAVE