Gatita rescatada decide dar una cátedra en un gimnasio de escalada


Los gatos son grandes escaladores, pero una gatita llamada Lalah ha llevado sus habilidades a un nivel completamente nuevo.


Encontrada como un gatita frente a Boulbaka 2, un gimnasio de escalada en Okinawa, Japón, Lalah ha podido perfeccionar su técnica desde una edad temprana.


"Decidí albergarla en el gimnasio", dijo Mitsuru Goan, la dueña del gimnasio. "Desde entonces, ha sido gerente de nuestras instalaciones, diciendo '¡Miau!' A los visitantes todos los días".

Cuando era una gatita, Lalah saltaba sobre los estantes y trepaba por una cuerda que colgaba del techo. Goan lo descartó como un comportamiento normal de un gato hasta que también comenzó a subir el muro.



"Ella tenia la confianza para intentarlo", dijo Goan. "Entonces ella comenzó a tocar esos agarres en la pared para ir más alto".


Lalah miró a los otros escaladores en la pared, imitando sus movimientos. Y a medida que crecía, podía alcanzar más y más los agarres. Nunca recibió golosinas por escalar la pared de roca, pero el aliento de las pequeñas multitudes que se reunieron para mirar le pareció suficiente.

Finalmente, un día, Lalah llegó hasta la cima.


El gimnasio cambia regularmente la disposición de los agarres en la pared, y cuando alteraron la pared de Lalah, ella perdió el interés.


Lalah ahora prefiere pasar sus días descansando y disfrutando de la atención de los asistentes en el gimnasio. "Le encanta meterse en las bolsas de los visitantes y dormir allí", dijo Goan. "Debes prestar atención para no llevarla a casa contigo".


Pero de vez en cuando, Goan descubre a Lalah mirando a la pared, como si estuviera tramando algo.

"Ella todavía trepa por la cuerda hasta el techo, unos 5 metros de altura, para hacer ejercicio", dijo Goan. "Tal vez esté lista para un nuevo desafío".

Comentarios

LO MÁS SUAVE