Gatitos con el mal del puerco


Muchos gatos son comedores meticulosos. No comerán si la cena no se sirve fresca, no la mirarán si hay un pelo en el tazón y no se acercarán a su comida si eliges accidentalmente el sabor incorrecto. Y hay felinos que son exactamente lo contrario. Se niegan por completo a cumplir con los modales en la mesa y se sumergen profundamente en el sabroso plato lleno de maravillas.

























Comentarios

LO MÁS SUAVE