Perrita que pasó toda su vida encadenada llora cuando finalmente es liberada

Es triste saber que hay muchas personas que tienen perros solo por el simple hecho de proteger sus hogares. Estos dueños no suelen tener en cuenta los sentimientos de sus perros y solo los alimentan una o dos veces al día y luego los dejan encadenados fuera de sus puertas. Lo que es peor, estos pobres perros nunca reciben el amor que merecen de sus supuestos dueños.

Afortunadamente, existen organizaciones responsables de disminuir la tasa de mascotas que tienen que pasar por esto. 

Hoy en día, muchas organizaciones de rescate están en aumento y comparten la misma misión: salvar a los animales y darles un lugar al que puedan llamar hogar. Let´s Adopt! International (LAI) es una de ellas. LAI es una organización sin fines de lucro fundada por Victor Larkhill.

Primero comenzó con el nombre Let´s Adopt! Global, pero luego se transformó en Internacional después de haber ampliado sus alcances. LAI tiene como objetivo rescatar a los animales, brindarles un tratamiento adecuado y un refugio temporal mientras los ponen en adopción.

Una perrita en particular se salvó de la miseria de mucho tiempo de estar encadenada a la pared.

Víctor Larkhill y su equipo recibieron una llamada sobre un perro que necesitaba ayuda urgente que actualmente residía en Cartal, España. El equipo fue inmediatamente al lugar y encontró a el pobre Fox Terrier encadenado a una pared. Larkhill preguntó a los dueños por el nombre del perro, pero se enojó cuando los dueños respondieron que nunca nombraron al perro. Se enteraron de que desde que el Fox Terrier era un cachorro, ya estaba encadenado en un lugar donde el dueño guarda su chatarra de metal.

La perra no identificada estaba físicamente enferma y el equipo descubrió un tumor masivo en su trasero.

Larkhill y el equipo no tuvieron problemas para acercarse a la perrita. La perrita ni siquiera les ladró cuando los vio caminar hacia ella. Probablemente esperaba que esa gente la sacara de allí. Con solo mirar a la perra, ya se notaba que estaba en mal estado.

La perra estaba desnutrida, su pelaje estaba enmarañado por todas partes y su tumor era tan grande que le dolía cuando intentaba sentarse. Además, el entorno en el que se encontraba empeoraba mucho su condición.

La perrita estaba feliz cuando finalmente se liberó de sus cadenas.

Larkhill quitó la cadena de la pared y el deseo de la perrita se hizo realidad. El equipo finalmente le dio a la perra un nombre, María. Sin embargo, la misión de rescate aún no había terminado. Después de examinar a la perra en el lugar, LAI la llevó al Hospital Veterinario Valencia Sur para un control más preciso.

Los médicos le realizaron una ecografía y después de una evaluación adicional, decidieron que María debería someterse a una cirugía para extirpar los tumores.

LAI recibió una lluvia de apoyo de la comunidad para salvar la vida de María.

La cirugía fue un éxito y la perrita se quedó en LAI mientras esperaban a que la adoptaran. Dos semanas después de la cirugía, María finalmente encontró un hogar. Ya no está atada por esas sucias cadenas de metal y ahora está disfrutando de la vida con sus nuevos dueños. Fue realmente una historia conmovedora y todo fue gracias a Let´s Adopt! Internacional por permitir que esto sucediera.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA