Perrito no quiere que su dueño vaya a trabajar y le hace unos 'ojitos tristes' durante 10 minutos


Teemo, un perrito de Taiwán, es una mezcla de Labrador que realmente ama a sus humanos.



Cuando su dueño va a trabajar o regresa a casa, Teemo siempre se sienta frente a la puerta.


Hace un par de días su dueño necesitaba trabajar horas extras. Teemo se sentó junto a la puerta del garaje y le dio una mirada con 'ojitos tristes'. Como tal, simplemente se sentaron allí y se miraron el uno al otro durante 10 minutos.

Bueno, de hecho es un desafío dejar a este lindo chico feliz e ir a trabajar.




Puedes ver más fotos de Teemo en su página de Facebook aquí.

Comentarios

LO MÁS SUAVE