Elefantes de Sri Lanka comen basura en un vertedero que invade su hábitat

Imágenes desgarradoras muestran una manada de elefantes de Sri Lanka buscando comida en un basurero.

La imagen muestra a los animales salvajes recogiendo plástico en un vertedero de basura en Oluvil, donde se los puede ver comiendo parte de la basura que encuentran.

El vertedero invade el hábitat natural de la manada en las selvas de la provincia oriental; sin embargo, la salud de los elefantes locales ahora está en riesgo ya que accidentalmente comen plásticos que encuentran en la pila de desechos.

El fotógrafo de Jaffna, Tharmaplan Tilaxan, fue testigo de la triste vista, capturando y compartiendo las imágenes que ves en este artículo.

El señor Tilaxan dijo:

 "En la provincia oriental, una manada de elefantes salvajes ha adquirido un hábito peculiar y triste".

"Últimamente, se ha visto a estos elefantes buscando comida en los vertederos de basura".

El vertedero está junto al hábitat de los elefantes que bordea el distrito de Ampara, y el aumento de los desechos significa que se ha extendido atrayendo posteriormente a los elefantes en busca de comida.

Desde que el vertedero comenzó a extenderse, las bolsas y los envases de plástico han cubierto la selva, con cantidades de plásticos no digeridos que se encuentran en las heces de los animales.

Trágicamente, este no es el único caso en el que se ha visto a los elefantes comiendo de los basureros en los últimos tiempos: el mes pasado aparecieron fotos similares de otro sitio.

Las imágenes muestran a un elefante en la India cubierto de basura mientras usa su trompa para tamizar un montón de desechos plásticos.

El plástico está causando daños importantes al medio ambiente y la vida silvestre en todo el mundo, en gran parte debido al hecho de que no se biodegrada.

Además de la contaminación que causa, los animales a menudo pueden comer plástico por error, lo que puede tener consecuencias fatales.

En mayo, un veterinario de Tailandia sacó una bolsa de plástico de 30 cm de largo de los intestinos de una tortuga marina.

Alrededor de 12,7 millones de toneladas de plástico terminan en nuestros océanos cada año y están apareciendo rastros de plástico en los mariscos en nuestros platos, habiendo sido consumidos por error por animales acuáticos.

Como tal, la contaminación plástica está afectando la cadena alimentaria en todos los niveles, y el alcance del peligro que representa el consumo de microplásticos en humanos aún no se comprende completamente.

Crédito imágenes: Tharmaplan Tilaxan

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA