Esta mujer va más allá por un sapo que decidió vivir en su zapato

Una noche del año pasado, un pequeño visitante verde llegó inesperadamente al porche delantero de Sita Hood. El visitante era un sapo, y no dudó en sentirse como en casa.

Hood podría haber ahuyentado a a ese audaz anfibio. Pero en cambio ella le ofreció un zapato.

El sapo evidentemente disfrutó tanto esa primera noche que decidió quedarse. Todos los días desde entonces, después de la puesta del sol, comía insectos en el porche de Hood y sus alrededores.

Se convirtió en un elemento fijo allí, Hood incluso lo llamó: "Jabba the Toad".

"Empecé a dejar la luz encendida para atraer insectos para Jabba", dijo Hood.

Cuando Jabba no tenía hambre, o simplemente necesitaba descansar, siempre regresaba a su lugar favorito: uno de los zapatos para correr de Hood que había dejado en el porche.

Tener un sapo ocupando su zapato significaba que Hood no podía usarlo, por supuesto. Pero a Hood no le importaba.

“Donar mi zapato no fue gran cosa”, dijo."Si le brindó consuelo o protección, ¿por qué no?"

Jabba, sin duda, apreció la hospitalidad de Hood.

Un día, cerca del final del verano, Hood vio como Jabba se alejaba del zapato, salía del porche y se internaba en los bosques que rodeaban su casa, presumiblemente para hibernar durante los meses más fríos.

El zapato de Hood estaba libre para su pie por primera vez en meses.

La primavera siguiente, Jabba regresó.

"Una mañana, allí estaba en mi zapato", dijo Hood.

El segundo verano de Jabba en casa con el zapato de Hood se desarrolló de manera muy similar a como lo había hecho el primero. Pero hubo un pequeño incidente.

Aparentemente, no todos sabían del arreglo de Jabba y Hood.

"Un amigo bien intencionado recogió mis zapatos y puso a Jabba en las flores", dijo Hood. "Jabba regresó más tarde esa noche".

Hood incluso puso un letrero encima de los zapatos, solo para asegurarse de que no hubiera más desalojos injustificados.

Como el primero, el segundo verano de Jabba en el zapato finalmente llegó a su fin. Un día se levantó y se fue.

Hood no está segura de si volverá el año que viene, pero de cualquier manera, sus recuerdos de Jabba siempre permanecerán.

A pesar de que Hood probablemente nunca imaginó que sería la anfitriona de un sapo, yendo más allá en el proceso, Jabba era más que un sapo viviendo en su zapato.

"Estoy agradecida y encantada de tener una amistad con Jabba", dijo Hood. "Todos somos parte de la red de la vida, y estamos aquí para ayudarnos".

Comentarios

LO MÁS SUAVE