Gatito va a la playa por primera vez y tiene opiniones muy fuertes al respecto

Pumpkin era el único gato naranja en una camada de gatitos rescatados que su familia estaba criando. Inicialmente no planeaban quedarse con ninguno de ellos, pero terminaron adoptando a Pumpkin y a su hermano Moustachio. Cuando llegó el momento, no pudieron dejarlos ir.

Cuando Pumpkin comenzó a crecer, su familia descubrió que tenía un caso leve de hipoplasia cerebelosa. Afecta su coordinación y percepción de profundidad, pero nunca deja que se interponga en sus aventuras.

"Decimos que es torpe como un cachorro", dijo Tia Stoddard, la dueña de Pumpkin. "Parece más trotar que correr, con las patas delanteras levantadas una a la vez".

A Pumpkin siempre le ha gustado estar al aire libre y emprende toneladas de aventuras con su familia. Ha estado practicando senderismo y kayak, y un día, su dueña y su hermana decidieron intentar llevarlo a la playa por primera vez.

Mientras Pumpkin exploraba la playa, corriendo por la arena, parecía estar realmente disfrutando, hasta que el viento comenzó a levantarse. Fue entonces cuando su familia descubrió que el gato aventurero no era en absoluto un fanático del viento.

"Realmente amaba la playa, pero pronto descubrimos que no amaba el viento", dijo Stoddard. "Las caras que estaba haciendo, nunca antes habíamos visto algo así, así que estábamos tomando fotos y videos".

Cuando el viento golpeó a Pumpkin, hizo las caras más divertidas y atrevidas que su familia había visto...

... y no podían dejar de reírse de lo mucho que claramente no disfrutaba del viento.

Pumpkin tenía opiniones muy, muy fuertes sobre el viento en la playa ese día, y definitivamente no tenía reparos en dejarlas saber.

Desde entonces, Pumpkin ha vuelto a la playa muchas veces. Todavía le encanta jugar y correr, pero el viento nunca será lo suyo.

Puedes seguir a Pumpkin en Facebook aquí.

Comentarios

LO MÁS SUAVE