Conductor de autobús le da un aventón a un perezoso perdido

El otro día, Daniele Miranda se dirigía al trabajo en un autobús urbano en el norte de Brasil cuando el conductor hizo una parada inesperada.

Allí, en medio de una concurrida calle urbana, había un perezoso solitario. Evidentemente, se había perdido en su camino de regreso a casa, terminando en un lugar inhóspito.

Afortunadamente, encontró a las personas adecuadas para ayudarlo.

Temiendo que el perezoso fuera atropellado por un automóvil o que terminara aventurándose aún más lejos de su casa en el bosque, el conductor del autobús decidió ofrecerle un aventón.

Después de detenerse, el recolector de boletos bajó del autobús y regresó momentos después con el perezoso.

"Fue muy amable de su parte", dijo Miranda. "El conductor del autobús podría haber pasado, pero no lo hizo".

Durante el resto del viaje de Miranda al trabajo, el perezoso rescatado fue un pasajero modelo, que se aferraba casualmente a los pasamanos como un pasajero más.

“Nunca había visto un perezoso de cerca”, dijo Miranda.

Finalmente, el autobús llegó a su terminal. Todos los pasajeros desembarcaron, es decir, todos menos uno.

Las autoridades locales pronto fueron enviadas a recoger al perezoso, con suerte para completar su inusual viaje de regreso al bosque al que pertenece.

Los trabajadores del autobús, por sus esfuerzos por salvar vidas, fueron elogiados por su empleador: "Me quito el sombrero ante su reacción", escribió la compañía de autobuses.

Como pasajera, Miranda no pudo evitar estar de acuerdo.

"Gracias a Dios que el perezoso se salvó".

Comentarios

LO MÁS SUAVE