Loro parlanchín arroja un maíz de juguete por el borde y se disculpa al instante

Einstein, el loro, intenta convencer a un juguete de maíz para que se mueva. Entonces Einstein lanza el juguete de maíz por el borde, se arrepiente inmediatamente y exclama: "¡Ups! ¡Lo siento!".


Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA