Perrita no puede contener su emoción cuando se da cuenta que será adoptada

Cuando esta querida perrita llamada Ava llegó al refugio de animales del condado de Hoke en Carolina del Norte, era la imagen del desaliento. Su antiguo dueño la había entregado. La única vida que había conocido había llegado a un final repentino.

Ava estaba devastada y se notaba.

Pero en un momento feliz, sus circunstancias cambiaron para mejor. Y en el mismo instante, el espíritu de Ava también lo hizo.

Kristi Pylant, que trabaja en el refugio, estaba allí el día que llegó Ava. Hizo todo lo posible para aliviar los temores de Ava.

"Estaba absolutamente aterrorizada y triste, comprensiblemente", dijo Pylant. "Después de pasar tiempo con ella, nos hicimos amigas".

El corazón roto de Ava comenzó a recuperarse gracias a la paciencia que le demostró el personal del refugio. Sin embargo, Ava no sabía que su final feliz estaba a la vuelta de la esquina.

A principios de este mes, un visitante del refugio conoció a Ava y decidió darle lo que más necesitaba: un hogar para siempre con personas que la amarán toda la vida.

La suerte de Ava había cambiado. Y ella parecía saberlo por completo.

Pylant, que había dado la bienvenida al refugio a los perros que antes tenían el corazón roto, estaba allí mientras una Ava llena de alegría se preparaba para irse.

Ava, era todo sonrisas, incluso se detuvo para dar "gracias" a Pylant, extendiendo su pata en agradecimiento por todo el amor que le habían mostrado.

"Fue muy dulce al ofrecerme su pata cuando la adoptaron", dijo Pylant.

Aunque ser entregada al refugio puede haber parecido el final de la línea para Ava, en realidad, fue solo una parada en el camino hacia un nuevo comienzo feliz, uno hecho posible por Pylant y sus compañeros de trabajo y, por supuesto, la nueva familia de Ava.

Todos sabían, incluso cuando Ava no lo sabía, que lo mejor estaba por llegar.

Comentarios

LO MÁS SUAVE