Esta artista puede colar sus gatitos en cualquier pintura y es hilarante

Pocos discutirían si dijéramos que las mascotas son una fuente inagotable de alegría y felicidad en nuestras vidas. Por lo tanto, no es de extrañar que la gente esté tratando de inmortalizarlos de todas las formas posibles.

Esta pintora australiana, Vanessa Stockard, encontró la mejor manera de hacerlo al introducir a sus tres adorables gatos, Kevin The Kittin, su madre Fluff Ferstenberg y el jefe de la adorable familia de pelusa, Satan, en sus pinturas. El proceso de Stockard incluye piezas desarrolladas sin referencia visual sino más bien de memoria. Estas narrativas incorporan mascotas domésticas como gatos y perros, yuxtaponiendo la naturaleza antropomórfica de estos animales que da la sociedad, ella infunde la personificación de la virtud y el vicio en el statu quo canino y felino cotidiano.

Gatos con sus exteriores cómicos y esponjosos pero con una necesidad instintiva de matar y una tendencia a ser crueles con sus presas, perros con su providencia de felicidad y amistad arrojados de nuevo a la metáfora de Churchill para la depresión. A pesar de esta descripción no tan alegre de sus obras, Stockard logra hacer su arte de alguna manera peculiar y muy agradable.






















Comentarios

LO MÁS SUAVE