Perrito fiel insiste en permanecer al lado de su dueña durante su funeral

La semana pasada, María Isabel Benites Chamba fue enterrada a los 95 años en Ecuador. La familia y los amigos de Chamba estuvieron presentes para presentar sus respetos en su funeral, pero uno de los asistentes en particular insistió en hacer aún más.

Era el perro amado de Chamba, Bumer. Se negó a alejarse de su lado hasta el final.

Durante el velorio por Chamba, organizado por Funeraria Santa Rosa, Bumer se quedó cerca, tal como lo había hecho mientras ella estaba viva.

"Se podía ver la lealtad y el afecto que existía entre ella y su perro", dijo un portavoz de la funeraria. "Siempre estuvo ahí con su dueña".

Cuando terminó la ceremonia, se formó una procesión para seguir el ataúd de Chamba hasta el cementerio. Bumer, por supuesto, también insistió en venir.

"Él rodeó el coche fúnebre antes de subir a bordo como si dijera: 'Quiero ir a despedirme de mi mamá'", dijo el portavoz de la funeraria. "Un tremendo ejemplo de lealtad".

Bumer estaba desconsolado, pero en ese momento, su inmenso amor por Chamba estaba claro para que todos lo vieran.

Chamba puede haber fallecido, pero la fidelidad de Bumer sigue viva. Con suerte, con el tiempo, su corazón roto comenzará a sanar, pero ese es un proceso que no tendrá que enfrentar solo.

Según la funeraria, el perrito fue visto por última vez en la cálida compañía de la familia de Chamba, unidos en su recuerdo de la persona que amaban tanto.

Comentarios

LO MÁS SUAVE