Los científicos están entrenando vacas para ir al baño en un intento por ayudar a salvar el planeta

Si puedes enseñarle a un niño a ir al baño, puedes enseñarle a una vaca a ir al baño. Al menos, esa fue la teoría que un grupo de investigadores en Alemania decidió probar, en un intento por encontrar una solución al daño ambiental causado por los desechos del ganado.

"Por lo general, se asume que el ganado no es capaz de controlar la defecación o la micción", dijo Jan Langbein, coautor de un estudio publicado el lunes en la revista Current Biology.

El ganado de granja produce aproximadamente entre 30 y 40 kg de heces y 30 litros de orina por día y puede hacer sus necesidades donde quiera. Sin embargo, la dispersión de sus desechos en el suelo puede tener efectos negativos sobre el medio ambiente.

La agricultura es la mayor fuente de emisiones globales de amoníaco, y la ganadería representa más de la mitad de esa contribución, señalaron los investigadores en un comunicado de prensa, y agregaron que en Europa, el 90% de las emisiones de amoníaco provienen de la agricultura.

Si bien el amoníaco producido a partir de los desechos de las vacas no contribuye directamente al cambio climático, cuando se mezcla con el suelo se convierte en óxido nitroso, un gas de efecto invernadero. También contamina el suelo y las vías fluviales locales.

La pregunta principal para Langbein, un psicólogo animal del Instituto de Investigación de Biología de Animales de Granja (FBN) en Alemania, y su equipo fue: "¿Por qué (el ganado) no debería aprender a usar el baño? Los animales son bastante inteligentes y pueden aprender mucho ". Langbein dijo en un comunicado.

El equipo de científicos de FBN y FLI en Alemania y la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda comenzaron a enseñar a los terneros a ir al baño, en un proceso que llamaron "entrenamiento MooLoo".

En la primera fase de capacitación, se colocó al ganado en una letrina cerrada. Y cada vez que orinaban, se les daba una recompensa de mezcla de electrolitos o cebada triturada.

"Una vez que se les permitía salir, los terneros iban al baño para obtener su recompensa, pero pronto aprendieron que solo hay una recompensa si orinan". Neele Dirksen de FBN, primer autor del estudio, le dijo a CNN.

Para alentar a los terneros a usar los baños, los investigadores también idearon un elemento de disuasión. "Primero usamos audífonos internos y tocábamos un sonido muy desagradable cada vez que orinaban afuera", dijo Langbein. "Pensamos que esto castigaría a los animales, pero no les importó. Al final, un chorrito de agua funcionó bien como un disuasivo suave".

Los terneros fueron entrenados durante 45 minutos cada dos días. Y después de 10 días de entrenamiento, el equipo había logrado entrenar con éxito a 11 de los 16 terneros involucrados en el experimento.

Los resultados mostraron que los terneros se desempeñaron a un nivel similar al de los niños cuando aprenden a ir al baño, y lo hicieron mejor que los niños muy pequeños.

El estudio mostró que es posible enseñar a los terneros a ir al baño, y Langbein dijo que esperaba que "en unos años todas las vacas irán al baño".

Comentarios

LO MÁS SUAVE