Mujer encuentra una rana en el espejo de su auto en marcha y la invita a entrar

Karrah Crain y su novio conducían a casa después de ver una película y tenían las ventanillas bajadas, simplemente disfrutando del viaje. Su novio de repente mencionó que pensó que vio algo en el espejo retrovisor, y efectivamente, se sorprendieron al descubrir a una pequeña rana pasando el rato.

La pareja iba a unas 95 km/h y se sorprendieron de que la rana, a quien llamaron Geoffrey, hubiera logrado aguantar a esa velocidad. A Crain le preocupó de inmediato que se cayera o intentara saltar, así que ella acercó la mano a él por si acaso, y aparentemente, lo tomó como una invitación. Felizmente saltó a su mano, por lo que ella lo llevó gentilmente al auto, donde sabía que estaría a salvo.

Una vez que estuvo en el auto, Geoffrey saltó al tablero, pero Crain rápidamente lo sacó de allí porque hacía demasiado calor. Queriendo encontrar un buen lugar para instalarse, Geoffrey evaluó su nuevo entorno y saltó al lugar más acogedor que pudo encontrar.

"Fue entonces cuando saltó a la rejilla de ventilación", dijo Crain. "Se arrastró, se dio la vuelta y se sentó así durante unos 20 minutos hasta que llegamos a casa".

Finalmente, la pareja llegó a casa y fue a sacar a Geoffrey del auto, pero al principio no quiso ir. Estaba bastante contento con su nuevo y acogedor lugar y parecía haber esperado quedarse allí un poco más.

"Tuve que empujar el costado de unas gafas de sol por el otro lado de la rejilla de ventilación para darle un golpe en el trasero lo suficiente como para que saliera", dijo Crain. "Fue más fácil de lo que parece".

Una vez que estuvo fuera del auto, Crain llevó a Geoffrey a una planta que tiene en su porche y lo colocó suavemente en ella. Ella pensó que a él le gustaría más ese lugar, y tenía razón. Inmediatamente se instaló en su nuevo hogar como si este fuera el lugar donde siempre había querido estar.

"Simplemente siguió con su día como si no hubiera hecho el viaje de su vida", dijo Crain.

Ahora, la pareja ve a Geoffrey todas las noches, pasando el rato en el porche y buscando insectos. No esperaban un pequeño autoestopista ese día, pero ahora están contentos de que haya sucedido porque terminaron haciendo el nuevo amigo más lindo.

Comentarios

LO MÁS SUAVE