Astuta zarigüeya salvaje se hace pasar por un gatito para que una abuelita lo cuide

Como amante de los animales, la abuela de Eric Hertlein naturalmente siente debilidad por el puñado de gatos callejeros que viven en los alrededores de su casa en Kansas. Tanto es así, de hecho, que ha reservado un lugar acogedor para ellos con camas y comida en su porche cerrado. De vez en cuando, incluso los invita a entrar a la casa.

Sin embargo, poco sabía ella que uno de los gatitos que ha estado cuidando durante los últimos meses no es un gato en absoluto.

Eric decidió pasar por la casa de su abuela para una visita. Cuando entró, ella estaba allí para saludarlo, junto con la típica variedad de gatos vagabundos que normalmente se encuentran holgazaneando allí. Pero entonces los ojos de Eric se posaron en algo inesperado.

Acurrucado entre los gatos, en una cama propia, había una zarigüeya.

Alarmado y confundido, Eric asumió que el salvaje impostor acababa de colarse. Su abuela, aparentemente sorprendida por esa reacción, trató dulcemente de calmar los nervios de Eric. ¿Ese "gatito" en la esquina? Llevaba un tiempo viniendo. Ella lo había llamado Tete.

"Ella me aseguró que era uno de sus gatos", dijo Eric. "Le dije que no era lo que ella pensaba".

Ahora, era la abuela la que estaba confundida.

"Me reí durante unos buenos cinco minutos", dijo Eric. "No se dio cuenta de lo que me estaba riendo hasta que comencé a señalarle la nariz puntiaguda y la cola delgada. No se dio cuenta de que él no era un gato".

Todo esto fue un shock para la abuela de Eric. Necesitaba verlo por sí misma. Pero su reacción al conocer la verdad sobre el querido Tete no pudo haber sido más amable.

"Simplemente se sentó allí", recordó Eric. "Luego se acercó un poco más ... y lentamente me miró con la sonrisa más grande en su rostro y dijo: 'Bueno, él no me ha molestado todavía, ¡así que estoy bien con que esté aquí!'"

La abuela ha aceptado a la zarigüeya y, curiosamente, también lo han hecho los gatos reales en su casa. Nadie parece preocupado por él, presumiblemente habiendo sido consciente de su verdadera identidad todo el tiempo.

No está claro exactamente cómo llegó Tete a terminar con un grupo de gatitos, pero existe la posibilidad de que haya quedado huérfano. Eric se enteró más tarde de que la zarigüeya era solo un bebé, fue confundido con un gatito cuando apareció por primera vez en la casa de su abuela en busca de comida y calor.

El hecho de que la abuela de Eric le dio la bienvenida en ese entonces, e incluso ahora que sabe la verdad, habla del poder de la bondad.

"Ella ama a los animales y los cuida siempre que puede", dijo Eric. "Simplemente te motiva a hacerlo mejor y a tratar mejor a otros seres también".

Comentarios

LO MÁS SUAVE