Perro encadenado en un patio abandonado no puede creer que finalmente lo rescataron

Cuando un hombre que vivía en Detroit regresó a casa un día y notó que alguien había dejado un perro encadenado en un patio trasero vecino, comenzó a llamar frenéticamente para que alguien lo ayudara. Afortunadamente, Rebel Dogs Detroit tomó la llamada y envió a una voluntaria, Tiffany Perkins, a investigar. No tenía idea de qué esperar cuando llegó por primera vez, pero tan pronto como vio a Beaker, su corazón se derritió.

"Beaker era tímido y se encogió detrás del garaje para esconderse", dijo Perkins. “Se asomó por un lado cuando comencé a llamarlo. A medida que me acercaba, su cola comenzó a menear. Luego empujó su peso contra nosotros para acariciarlo, y pareció sentirse visiblemente aliviado. ¡Es como un muppet, estaba tan emocionado que recibió el nombre de Beaker! "

Después de ser encadenado y abandonado, Beaker estaba comprensiblemente un poco nervioso al principio, pero tan pronto como se dio cuenta de que Perkins estaba allí para ayudarlo, se relajó por completo y estaba muy emocionado de conocer a su nueva mejor amiga.

"Cuando se soltó la cadena del garaje, se tiró al suelo para recibir caricias en el vientre, besar y divertirse", dijo Perkins.

Desafortunadamente, la cadena que Beaker tenía estaba atascada en su cuello, por lo que Perkins lo llevó rápidamente al veterinario para que lo revisara. Mientras esperaban la cirugía de Beaker para quitar la cadena, Perkins aprovechó el tiempo extra para darle a Beaker todo el amor que nunca antes había tenido, y el dulce perro lo agradeció mucho.

“Pasamos mucho tiempo de unión en el automóvil esperando su cirugía durante más de 5 horas”, dijo Perkins. "Estaba durmiendo una siesta con la cabeza en mi regazo después de un rato".

Incluso después de todo lo que Beaker había pasado, todo lo que quería era ser amado y, finalmente, su deseo se había hecho realidad.

Beaker ahora se está recuperando de su cirugía en su hogar de acogida y es el perro más feliz que nadie haya conocido. Para Beaker, no parece importar lo que le sucedió en el pasado. Lo que importa es dónde está ahora y todos los nuevos amigos que ha hecho que se preocupan por él y se aseguran de que esté feliz y seguro.

"Está aprendiendo a ser un perro de interior con amor incondicional en su hogar de acogida", dijo Perkins.

Beaker actualmente está buscando su hogar para siempre y le encantaría un hogar con otro perro juguetón y enérgico que pueda convertirse en su mejor amigo. Tan pronto como Beaker vio a sus rescatadores, supo que finalmente estaba a salvo, y está tan emocionado de encontrar la familia eterna que se merece.

Comentarios

LO MÁS SUAVE