Loro salvaje se enamora locamente de una mujer que le mostró su bondad

Recientemente, un visitante inesperado voló al porche de la casa de Carolina Medeiros en Brasil.

Era un loro salvaje y, en poco tiempo, también entraría en el corazón de Medeiros.

El periquito de cabeza dorada, un tipo de loro nativo de la región, aparentemente había aterrizado en el porche de Medeiros simplemente para descansar sus alas. Luego anunció su llegada con un graznido cordial, lo que llevó a Madeiros a salir.

“Me sorprendió mucho”, dijo Medeiros.

No queriendo ser un mal anfitrión para ese invitado sorpresa, Medeiros decidió ofrecerle un bocadillo al pájaro.

Medeiros agarró un plátano y se lo ofreció.

“Era muy tímido y nervioso al principio, pero eso cambió cuando vio el plátano”, dijo Medeiros. "Fue mágico".

Y con eso comenzó una notable historia de amor.

Después de ese primer encuentro, el loro voló para reunirse con su bandada en un árbol cercano. Pero no se iría por mucho tiempo.

Al día siguiente, regresó. Y esta vez, Medeiros le dio algunas bayas.

“Comenzó a sentirse seguro”, dijo Medeiros.

Al tercer día, el pajarito estaba de regreso, yendo tan lejos como para entrar al apartamento de Medeiros.

"Sentí que me habían elegido", dijo Medeiros.

Medeiros lo llamó Tatá.

Después de esas visitas, Tatá siempre volaba de regreso a donde estaba su bandada. Pero las visitas no cesaron.

Sin embargo, en lugar de esperar a Medeiros en el porche, Tatá comenzó a adoptar un enfoque más proactivo para llamar su atención. Medeiros comenzó a recibir llamadas de despertador temprano en la mañana.

"Iba a mi casa a las 6:30 a. m. Y tocaba la ventana hasta que yo la abría para que pudiera entrar", dijo Medeiros.

Tatá se había enamorado.

Esto sucedió a diario. Y cada visita se prolongó cada vez más. Pronto, Tatá y Medeiros rara vez se separaban.

"Pasaba la mayor parte del día conmigo", dijo Medeiros. "Luego, alrededor de las 6:30 p.m., volaba hasta la copa de un árbol cerca de mi casa con el resto de su bandada".

Medeiros también se había enamorado de Tatá.

Ser despertado por un pájaro todos los días tomó algo de tiempo para acostumbrarse. Pero el vínculo que Medeiros y Tatá habían formado hizo que todo valiera la pena.

"Nunca imaginé que una conexión entre un animal salvaje y un ser humano pudiera ocurrir de una manera tan rápida e intensa", dijo Medeiros.

Parte de lo que hizo que la amistad de Tatá y Medeiros fuera tan notable fue que el pajarito siempre estaba libre para explorar el mundo. Y un día, parece que hizo precisamente eso.

"Tatá me visitó durante siete días consecutivos y luego terminó yendo con su bandada", dijo Medeiros. "Me encanta ser libre para volar, pero siempre vuelvo con mis seres queridos, como Tatá me hizo a mí".

Es imposible decir con certeza si Tatá visitará Medeiros una vez más, o si ha seguido a su bandada a un nuevo terreno para siempre. Pero siempre es bienvenido.

"La casa es de Tatá", dijo Medeiros. "Me gustaba bromear diciendo que soy su mascota humana. Siempre estaré pendiente de él".

Independientemente de si Tatá regresa o no, los recuerdos que dejó son unos que Medeiros no olvidará pronto.

"Nuestro vínculo fue único e increíble", dijo. "Tatá sintió mi intención, sintió mi cariño y amor. Después de esta experiencia, ciertamente veo a los animales de otra manera".

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA

LO MÁS POPULAR