Mujer que pasaba por la escena de un Belén nota a alguien durmiendo en el pesebre

La otra noche, Nádia Rosângella pasaba junto a un belén que se había instalado en una plaza cerca de su casa en Brasil. Allí, encontró todas las figuras normales cuidadosamente colocadas en su lugar.

Pero una cosa sobre este belén fue un poco diferente.

El pesebre, tradicionalmente dejado vacío hasta el día de Navidad, fue ocupado por alguien inesperado.

Resultó que un perro joven aparentemente había notado que el lugar acogedor no estaba reclamado y decidió que sería el lugar perfecto para acurrucarse para una siesta. Y evidentemente lo fue.

El cachorro era la imagen de la paz y la comodidad.

"Me sorprendió. ¡Era tan hermoso!" dijo Rosângella. "Una escena tan hermosa y pura".

Al principio no estaba claro de dónde venía el perro, pero Rosângella cree que probablemente fue abandonado en la plaza algún tiempo antes. Sin ningún otro lugar al que acudir, se había refugiado en el pequeño belén.

Pero al hacerlo, el cachorro también se aseguró de que sus circunstancias solitarias no pasaran desapercibidas.

Conmovida por la escena, Rosângella decidió ayudar. Incapaz de llevarse al cachorro a casa ella misma, tomó algunas fotos y corrió la voz entre sus amigos en la comunidad local de amantes de los animales.

Y en poco tiempo, el cachorro que había encontrado la paz para pasar la noche en el pesebre pasó a recibir mucho más.

"Una amiga lo encontró y se lo llevó a casa", dijo Rosângella.

Gracias a su papel improvisado en el belén de esa noche, el cachorro tuvo la segunda oportunidad que tanto necesitaba.

Aunque la Navidad todavía se acerca, de alguna manera ya se ha abierto el regalo más grande de todos.

"Me siento feliz y en paz sabiendo que está a salvo", dijo Rosângella. "Amo mucho a los animales y deseo lo mismo para todos".

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA

LO MÁS POPULAR