Niño pasa su tiempo libre bañando a perros callejeros para ayudarlos a ser adoptados

La mayoría de los niños pasan los fines de semana jugando con amigos o viendo televisión, pero para un niño en Brasil, los sábados son para ayudar a los perros callejeros.

Thiago, un niño de 11 años que vive en la ciudad de Antônio Prado en Rio Grande do Sul, siempre ha amado a los animales. El desea hacer algo por los aproximadamente 30 millones de perros y gatos abandonados en Brasil. Y como no podía llevarlos a todos a casa, decidió mejorar sus vidas, un baño a la vez.

A finales de 2020, Thiago creó el proyecto "Sou de rua mas to limpinho" ("Soy un vagabundo pero estoy limpio") con su padre y empezó a cambiar la vida de los perros callejeros que lo rodeaban.

"A fines del año pasado, decidí que necesitaba hacer algo por los animales", dijo Thiago. “Mientras hablaba con mi padre, le hablé de mi idea de bañar a los perros callejeros para que se mantengan limpios y fragantes y la gente los vea de manera diferente en la calle”.

El proyecto tuvo un comienzo accidentado, pero Thiago y su padre resolvieron rápidamente los problemas.

“Atrapar perros en la calle es difícil, ya que siempre tienen miedo y muchos son víctimas de abuso”, dijo Thiago. “Así que pasamos un tiempo sin bañarlos hasta que mi padre habló con la ONG Noah's Ark y comenzamos a bañar a sus perros recién rescatados”.

Después de que los perros se bañan, cada uno tiene una sesión de fotos con Thiago para aumentar sus posibilidades de adopción. El padre de Thiago edita las imágenes y las publica en las redes sociales para resaltar cada una. Hasta la fecha, Thiago ha dado 48 baños y ha recibido mucho apoyo de su comunidad, incluidas donaciones de champú para mascotas y productos de baño.

“El proyecto realmente ha dado sus frutos, porque la mayoría de los peludos son adoptados”, dijo Thiago. "Esto da mucha motivación para continuar".

Thiago espera que sus esfuerzos cambien la forma en que la gente piensa sobre los animales sin hogar con los que se cruzan todos los días y convenza a más personas para que les abran sus hogares.

"[Quiero] que la gente no tenga miedo de adoptar", dijo Thiago. “Es lo mejor del mundo. Pero que adopten al perro sabiendo que no es una cosa ni un juguete. Es un ser que vivirá mucho tiempo y que solo quiere darnos amor ”.

Y para aquellos que no tienen el espacio o la capacidad para adoptar un perro, Thiago los alienta a ayudar de otras maneras, como donaciones, voluntariado en un refugio o colocando pequeños tazones de comida y agua en la acera.

Incluso el más mínimo esfuerzo, o un poco de champú, pueden marcar la diferencia.

Para conocer más sobre el trabajo de Thiago, puedes seguirlo en Instagram.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA