El 'Gatito' de esta chica es tan grande que la gente lo confunde con un perro

Un enorme gato de 13 kg de Rusia que se cree que es el más grande del mundo es tan grande que a menudo se confunde con un perro.

Kefir, llamado así por la bebida de leche fermentada, es un Maine Coon de gran tamaño que pertenece a Yulia Minina en Stary Oskol.

Obtuvo a Kefir hace casi dos años cuando era un gatito y dice que la mascota todavía está creciendo.


Yulia dijo: "Ni siquiera podía pensar que un bebé normal pudiera llegar a ser tan grande".

"No solo creció grande en apariencia, también es muy inteligente y siempre se comporta con calma".

"Kefir tiene una apariencia formidable, pero es un niño muy cariñoso y modesto".

"Cuando amigos y conocidos vienen a la casa, toda la atención está puesta en él y voluntariamente se deja acariciar".


"Pero cuando llegan extraños a la casa, todos primero lo confunden con un perro".

Kefir incluso tiene el mismo peso que un niño promedio de dos años.

Ella agregó: "Él tiene un hábito más: por la noche le gusta subirse en mí y dormir. Cuando era un gatito, no me causó ningún inconveniente".

"Pero ahora se ha vuelto grande y pesado y, por supuesto, es difícil dormir así".

"Kefir tiene ahora un año y diez meses y pesa 13 kg".

"Él todavía es considerado un gatito, los Maine Coons crecen hasta los 3-4 años. Por lo tanto, creo que crecerá aún más grande".

Cuestionada sobre si Kefir es realmente tan grande, Yulia agrega: "No uso Photoshop".

La raza proviene del estado de Maine en los EE. UU. y se considera una de las razas caseras más antiguas del país.

Fue considerada la raza más grande de gato domesticado hasta el gato Savannah en la década de 1980.

Los Maine Coons también tienen el récord del gato más largo del mundo, con Stewie de Nevada midiendo 1.23 m desde la nariz hasta la cola antes de su muerte en 2010.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA

LO MÁS POPULAR