Gatito que vivió toda su vida como callejero, finalmente hace realidad su sueño

Un gato que había vivido en las calles la mayor parte de su vida, finalmente hizo realidad su sueño.

Barney, el gato callejero, sobrevivió a muchos inviernos traicioneros y usó la mayor parte de sus siete vidas.

Hace cinco meses, este gato de 6 años fue encontrado gravemente enfermo y llevado a Chatons Orphelins Montréal porque necesitaba atención médica inmediata. "El gatito vivía en un vecindario (en Montreal, Canadá). Sobrevivió el invierno porque logró valerse por sí mismo, a pesar de que una de sus orejas se congeló", compartió Celine Crom del rescate.

"La gente del vecindario lo alimentaba, pero nadie lo cuidaba. Era un gran gato callejero que todos estaban acostumbrados a ver".

A pesar de tener comida, se enfermó cuando los años de vida en la calle finalmente le pasaron factura. Lo llevaron al veterinario donde descubrieron que no estaba castrado, cubierto de cicatrices de batalla y dio positivo por FIV (virus de la inmunodeficiencia felina). Su pelaje apestaba a orina y sus ojos estaban muy llorosos.

Barney tenía problemas para respirar porque su nariz estaba completamente obstruida. Una de sus orejas se marchitó debido a la congelación y necesitaría tratamiento dental y tratamientos para parásitos y ácaros del oído.

A pesar de tener una serie de problemas de salud, todo lo que quería era acurrucarse y recibir caricias.

“Este gran oso de peluche vino directo a nosotros por un poco de cariño. Tenía mejillas muy grandes, músculos fuertes. Tenía que ser el rey de su barrio”, agregó el rescate.

Barney recibió medicamentos para ayudarlo a combatir sus enfermedades. Después de dos meses de recuperación, finalmente se curó y estaba listo para la cirugía de castración.

"Tenía mucho daño cuando entró después de pasar el invierno afuera. Tuvo suerte de que lo encontramos a tiempo para tratarlo. Ahora Barney ronca un poco cuando está dormido. Uno de sus ojos permanece un poco lloroso debido a la herida que tenía en el párpado.

"Se quedará así, esas son las huellas de su pasado en las calles. Pero lo amamos y es único".

Al principio, era tímido y constantemente buscaba esconderse de la gente o los ruidos, pero las cosas empezaron a cambiar cuando experimentó el amor y la bondad en un hogar de acogida.

"Se adaptó muy rápido y cambió mucho en solo unas pocas semanas", dijo el rescate.

Barney ya no tiene miedo. Es feliz y confiado. "Le gusta llamar la atención y pide abrazos todos los días. El pequeño asustado se ha convertido en un verdadero osito de peluche al que le gusta esperar en la puerta cuando llega alguien".

"Cuando fuimos a visitarlo, nos reconoció. Puso su cabeza en nuestra mano para que lo abrazáramos", compartió el rescate.

"Barney tuvo una vida difícil en la que tuvo que aprender a sobrevivir solo afuera. Pero ahora está seguro, amado y mimado".

El dulce niño rodó sobre su espalda, pidiendo que le frotaran la barriga.

Seis meses después de su rescate, el sueño de Barney se hizo realidad.

"Encontró a su familia perfecta, humanos responsables con amor y compasión por su vida e historia", dijo el rescate.

"Habla mucho y sigue a sus humanos a todas partes para llamar la atención".

Después de años de deambular por las calles, Barney finalmente encontró un lugar para llamarlo suyo.

Comentarios

LO MÁS SUAVE