Perro no deja de sonreír después de conseguir una silla igual a la de su dueña

Por lo general, a Lindsay Dyer le encanta acurrucarse con su perro, un perro salchicha llamado Franklin. Pero el cachorro rescatado puede ser un poco pegajoso, especialmente cuando es hora de que Dyer trabaje.

“Es un chico súper tranquilo”, dijo Dyer. "Mientras pueda estar con su gente o con su hermano gato, Bagheera".

A Dyer le gusta hacer su trabajo desde un sillón de orejas gris, pero Franklin ve a su madre sentada en el cómodo sillón como una invitación a los abrazos. Ese arreglo no estaba funcionando para Dyer, y luego se presentó la solución perfecta.

“Cuando comenzó la pandemia, me volví remota a tiempo completo y pasé mucho tiempo en mi silla tratando de escribir con un perro en mi regazo”, dijo Dyer. “Vi que IKEA tenía una silla infantil a juego. Tenía la esperanza de que conseguirle su propia silla haría que dejara de robar la mía y fui a buscarla el primer día que IKEA volvió a abrir”.

“La decisión de conseguirle su propia silla fue completamente egoísta”, agregó.

Cuando Dyer llevó a casa la diminuta silla a juego, colocó sobre ella el juguete de peluche favorito de Franklin y él inmediatamente se dio cuenta de lo que eso significaba. La mirada en el rostro de Franklin no tenía precio.

“No hace falta decir que está muy contento”, dijo Dyer. “Es su lugar favorito en mi oficina”.

Sin embargo, al hermano gato de Franklin también le gusta la silla diminuta y ha decidido que también es su lugar especial. Afortunadamente, Franklin es muy generoso cuando se trata de dejar espacio para Bagheera.

“Son mejores amigos y, a veces, enemigos”, dijo Dyer. “Comparten la silla, para disgusto de Bag. Pero constantemente se acurrucan en la silla o en cualquier cama que puedan encontrar y no les gusta dormir sin el otro”.

Parece que no importa en qué silla se siente Franklin, siempre tendrá que compartir. Y cuando Franklin decide volver a robar la silla de su madre, Bagheera se queda con la suya.

Comentarios

LO MÁS SUAVE