Gato cleptómano no deja de robar a todos sus vecinos, su dueña encontró la solución perfecta


Charlie el gato tiene un problema.

Su vicio no es pegarle demasiado fuerte a la hierba gatera, ni una sed enfermiza de sangre de ratón, sino el robo. Le encanta robar y no puede parar.

Conocido como el "gato cleptómano" debido a su mal comportamiento, el gatito se ha llevado de todo, desde dinosaurios de plástico hasta patinetas, de sus vecinos.

Esto significa que su dueña, Alice Bigge, de 41 años, tiene que pasar mucho tiempo tratando de reunir los bienes robados de su mascota de un año con sus legítimos dueños.

Una forma en que se las arregla para hacer esto, y tratar de avergonzar a Charlie, es a través de un letrero dedicado en la pared en el frente de su casa.

En esta pared, deja los artículos no reclamados que Charlie ha agarrado, junto con un letrero que dice: 'A nuestro gato Charlie le gusta tomar cosas, ¿alguna de estas cosas te pertenece? ¡Si lo es, por favor, tómala!



El cartel es obra de la hija de Alice, Martha, de 11 años, que quiere ayudar a enseñarle modales al felino.

Lamentablemente, esta vergüenza pública no ha hecho nada para calmar el hambre de crimen de Charlie. Continúa sin una pizca de remordimiento.

Alice descubrió por primera vez el mal hábito del gato cuando se despertó una mañana y encontró un diplodocus (dinosaurio) de juguete en su almohada.

Alice, que enseña cine de nivel A en la universidad de St Brendan en Brislington, dijo: "No se le permitió salir durante tres meses más o menos".


"Pero fue casi tan pronto como se le permitió salir que comenzó a traer cosas de vuelta".

"En el transcurso de una semana más o menos, un montón de dinosaurios de juguete seguían apareciendo en la casa, lo cual era realmente extraño".

"Vi un estegosaurio verde un día y me pregunté si uno de los hijos de mi pareja podría haberlo dejado caer aquí".

"Al día siguiente, vi un estegosaurio rojo, ¡y seguían viniendo!"



"Me desperté con un diplodocus justo al lado de mi cabeza en mi almohada, lo que me hizo pensar en ese momento de El Padrino".

"Charlie simplemente se sentó allí luciendo orgulloso de sí mismo".

Esos dinosaurios resultaron ser robados de una guardería infantil al final del camino.

"Él había estado yendo allí y recogiéndolos a todos y llevándolos aquí uno por uno", dijo Alice.

Charlie trae todos sus "hallazgos" a los Bigges, quienes lo tomaron a él y a su hermana Smudge como gatos rescatados después de que fueran abandonados cuando eran gatitos.

Entonces, en cierto modo, su robo es bastante dulce: claramente está tratando de mostrarle a Alice cuánto la ama.


"Él nunca atrapó un pájaro o un ratón ni nada parecido a otros gatos para traerme de vuelta, simplemente se va y encuentra todo lo que puede", reveló Alice.

“Recientemente trajo un pato de goma, que era bastante grande y no tengo idea de cómo lo logró".

“Pasó por una fase de volver con esos pequeños mini-monopatines también".

"Creo que hay algo en la búsqueda que le gusta".

"Ya sea que esté descubriendo algo nuevo o simplemente queriendo complacerme y traerle un regalo a su familia".

"¡Sea lo que sea, todavía lo amamos!"

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA

LO MÁS POPULAR