Perrita no puede entender por qué su pequeña hermana humana no le lanza la pelota

En los meses previos al nacimiento de su hermanita, Martina, esta dulce perrita llamada Luna estaba llena de alegría y anticipación. Parecía que sabía muy bien que estaba a punto de conseguir un nuevo mejor amigo y compañero de juegos.

Durante todo el embarazo, Luna siempre insistió en permanecer al lado de mamá María Fernanda Osterling.

“Tenía mucha curiosidad por saber si continuaría después del nacimiento de Martina”, dijo Osterling. “Y me sorprendió gratamente”.

Tan pronto como nació Martina, Luna la abrazó con más entusiasmo de lo que esperaba Osterling.

“La trata como a su hermana”, dijo Osterling. “La protege, la cuida y se acuesta a su lado cuando Martina duerme”.

Pero lo que Luna no parece entender del todo todavía es que Martina tiene que crecer antes de que la diversión entre ellas realmente pueda comenzar.

El otro día, Osterling notó que Luna entró en la habitación con su pelota azul favorita en la boca, la señal de la perrita para sus padres de que quiere jugar a buscar.

Sin embargo, en lugar de dársela a un adulto en la habitación, Luna se la pasó a Martina, evidentemente sin darse cuenta de que lanzar una pelota está un poco más allá de la capacidad del recién nacido.

Aquí está ese momento en video:

@mafeosterling Cosas de Golden 🤍🐕 #goldenretriever #petlover #petfriendly #bestfriends #fyp ♬ Toy Story: You've Got A Friend In Me - Geek Music

Luna puede haber estado un poco perpleja porque Martina no captó la señal, pero parecía más que feliz de incluir a ese nuevo pequeño humano en la diversión a pesar de todo.

“Me conmovió mucho porque me mostró que Luna ama a Martina, aunque Martina todavía no puede mostrarle lo mismo”, dijo Osterling. “Sé que Luna la quiere mucho y quiere estar con ella y jugar”.

Afortunadamente, no pasará mucho tiempo antes de que Martina pueda participar plenamente en el tiempo de juego. Para Luna, la espera bien vale la pena.

Ver lo unida que está Luna a Martina ya ofrece un vistazo feliz a la vida de amor y diversión que les espera.

“Estoy segura de que cuando Martina crezca, serán grandes amigas y hermanas”, dijo Osterling. “La capacidad que tiene un animalito para darnos amor es infinita. Y Luna sabe cómo expresarlo muy bien”.

Comentarios

LO MÁS SUAVE