Mujer encuentra su anillo de compromiso perdido en una radiografía de su perro

Una mujer temía haber perdido su costoso anillo de compromiso, hasta que descubrió que su mascota se lo había tragado.

Elayna Rattenbury, de 38 años, entró en pánico después de que su anillo con diamantes y zafiros desapareciera de su mesita de noche.

Pero rápidamente sospechó que su mascota, el labrador Stevie, era el culpable después de que el cachorro se coló en la habitación y demolió una caja de pañuelos.

Llevó al perro de siete meses al Centro Veterinario Brentknoll en Worcester y una radiografía reveló que el anillo estaba dentro del vientre de Stevie.

Afortunadamente, el anillo no había dañado ninguno de los órganos de Stevie y el veterinario aconsejó a la Sra. Rattenbury que "dejara que la naturaleza siguiera su curso".

Ella explicó: "El problema ahora era recuperarlo de la barriga de Stevie".

"Después de una investigación, los veterinarios sintieron que el anillo estaba demasiado abajo".

"Entonces, la única solución era dejar que la naturaleza siguiera su curso y dejar que el anillo atravesara a Stevie y saliera por el otro extremo".

"Lo llevé a casa y durante los siguientes cuatro días estuve hurgando en su caca tratando de encontrarlo".

La Sra. Rattenbury y su esposo Dave pasaron cuatro días buscando entre las heces de Stevie antes de que finalmente encontraran el anillo.

Agregó: "Esperaba encontrarlo en las primeras 24 horas, así que al tercer día pensé que me lo había perdido y comencé a buscar entre las bolsas de caca de los días anteriores".

“Mi esposo Dave incluso compró un detector de metales para tratar de encontrarlo y luego, afortunadamente, al cuarto día, finalmente apareció”.

Después de una limpieza a fondo con agua jabonosa caliente y un cepillo de dientes, la Sra. Rattenbury se sintió lo suficientemente cómoda como para volver a ponerse el anillo.

La veterinaria Annelies De Vos dijo que Stevie tuvo suerte de haberse tragado algo tan pequeño.

Ella dijo: "Como se puede ver en los rayos X, Stevie definitivamente se había comido el anillo de su dueña pero, afortunadamente para ella, pudimos ver que el anillo no había causado ningún daño interno y pasaría naturalmente dentro de unos días".

"Entonces, Stevie se fue a casa y todos tuvimos que esperar y ver".

“Todos los días estuvimos en contacto para ver cómo estaba y si le había aparecido el anillo y al cuarto día los dueños nos contactaron para darnos todas las buenas noticias”.

Comentarios

LO MÁS SUAVE