Mujer planta hierba gatera en su jardín y atrae a todos los gatos callejeros del vecindario

El año pasado, Nikki Byrne tardó un poco en arreglar su patio trasero.

Visitó el vivero local con la esperanza de llenar sus macetas de terracota con hierbas, pero la única planta de aspecto saludable que quedaba era la hierba gatera.

Plantó un par de macetas y no esperaba que pasara nada. Luego vinieron los gatos.

“No crecí con gatos, y supongo que nunca he estado demasiado cerca de los gatos, así que realmente no entendía que algunos de ellos encuentran irresistible la hierba gatera”, dijo Byrne. “Poco después de plantarla, escuché una pequeña conmoción afuera una mañana. Miré por la ventana y había un gran gato atigrado en la cerca. Se las arregló para derribar una de las macetas de hierba gatera cuando iba tras ella.

El viejo atigrado, a quien Byrne apodaba Mister, seguía visitando el patio todos los días. Se dio cuenta de que no tenía collar y se veía peor por el desgaste, por lo que comenzó a sacarle comida y agua.

El viejo gato atigrado debe haber considerado seguro el patio de Byrne, porque pronto todas las generaciones de hijos de Mister comenzaron a aparecer para retozar y jugar bajo la atenta mirada de su padre.

Byrne convirtió su jardín en un patio de recreo para los gatos callejeros, agregando todo tipo de juguetes, postes para rascar, túneles y una casa para gatos con calefacción.

Mientras que los gatos más jóvenes estaban más que felices de interactuar con Byrne, Mister se mantuvo distante.

“Tuvimos que trabajar muy duro para demostrarle que no somos peligrosos, mientras que los pequeños se abalanzarán sobre ti”, dijo Byrne. “Son muy amigables”.

Pero con tiempo y paciencia, Byrne se ganó la confianza de Mister. “No parecía un gato al que los humanos se hubieran acercado antes con éxito”, dijo Byrne. “Dejo que él tome las decisiones, y ahora podemos acercarnos a él y comerá golosinas de mi mano, incluso puedo acariciarlo”.

A pesar de lo lindos que eran los gatitos, Byrne sabía que necesitaban más que golosinas y juguetes, por lo que se acercó a una organización comunitaria local de gatos en el condado de San Luis Obispo que podría ayudarla con atrapar, esterilizar y devolver.

En solo un año, Byrne ha ayudado a generaciones de gatos en su vecindario, y todo fue gracias a unas pocas macetas de hierba gatera.

Comentarios

LO MÁS SUAVE