Perro de guerra abandonado por tropas rusas aprende órdenes en ucraniano y cambia de bando

Un perro de guerra de las fuerzas especiales cruelmente abandonado por los soldados rusos ha cambiado de bando y ahora está salvando vidas ucranianas.

Max, de tres años, fue encontrado hambriento y al borde de la muerte en un área que ha visto algunos de los peores combates desde que Vladimir Putin lanzó su invasión.

El pastor belga malinois fue atendido hasta que recuperó la salud y fue entregado a las tropas ucranianas.

Ha sido entrenado para entender ucraniano y ahora tiene una nueva vida olfateando trampas explosivas y minas sin explotar.

Un miembro de la Guardia Nacional de Ucrania, llamado Dmitry, dijo: "De ahora en adelante, Max servirá en el lado correcto, defendiendo a Ucrania y mordisqueando los traseros de los rusos".

Su camarada agregó: “Max se ha convertido en un verdadero favorito entre los guardias".

“No podemos entender por qué los rusos dejarían atrás a un animal tan encantador".

“Los ucranianos aman a los perros, los consideran parte de la familia”.

Max pertenecía a las tropas del Kremlin que habían capturado un pueblo en la región de Mykolaiv cerca del Mar Negro.

Fue abandonado cuando las fuerzas de Mad Vlad se retiraron y sobrevivió comiendo comida podrida.

Cuando lo encontraron, todavía llevaba un collar de camuflaje entregado a los perros militares rusos.

Un soldado de las fuerzas especiales británicas dijo: “Los Malinois son de la misma raza utilizada por el SAS y el SBS. Son animales valientes, muy inteligentes y atléticos".

“Son tremendamente leales, pero Max obviamente está convencido de que los ucranianos son ahora sus nuevos amos”.

Agregó: “Estoy muy sorprendido de que uno de estos animales haya sido abandonado por los rusos porque son un bien muy preciado".

“También el vínculo entre un perro y su guía es muy fuerte".

“Sería como dejar atrás a un miembro de tu familia”.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA

LO MÁS POPULAR