Supermamá: Una perrita rescatada adopta 6 cachorros huérfanos y ahora alimenta a 17 bebés

Petunia, la perrita rescatada, solo había planeado amamantar a su propia camada de bebés. Pero cuando seis cachorros huérfanos necesitaron una madre adoptiva, ella estaba ansiosa por asumir la tarea.

A pesar de tener 11 bebés propios, la mezcla de San Bernardo de 4 años dio la bienvenida a seis huérfanos que habían sido encontrados recientemente en una casa abandonada. Los voluntarios buscaron a la madre de la camada, pero cuando ella no regresó por los cachorros, No Dog Left Behind intervino.

“Cuando llegaron, mi esposo los llevó rápidamente a casa para ver si Petunia les permitiría apegarse a ella”, dijo la madre adoptiva de Petunia, Stephanie Easley. “Afortunadamente, inmediatamente comenzó a limpiarlos sin perder el ritmo. No había absolutamente ninguna duda de que estos seis ahora también eran sus bebés”.

Viviendo como una callejera en las calles de la zona rural de Minnesota, una Petunia embarazada confió en la amabilidad de los extraños antes de encontrar el camino a la casa de Easley.

“Al principio existía la preocupación de que Petunia no fuera una madre atenta, pero eso se disipó rápidamente”, dijo Easley. “Una vez en mi casa y acomodada en su ‘suite’ temporal, comenzó a realizar sus deberes de madre a la perfección”.

“Petunia se está adaptando muy bien a estos huérfanos”, agregó Easley. “¡Pasamos de tener la posibilidad de que necesitara ayuda con su camada a tener seis más!”.

Las camadas típicas de perros grandes varían de uno a doce bebés, con un número promedio de cinco o seis. Pero hasta ahora, todo está mejorando para la nueva mamá y su camada extra grande.

“Petunia es tan dulce como puede ser”, dijo Easley. “Ella es cariñosa, tranquila, amable, adorable… sinceramente, estoy obsesionada con ella. ¡He sido bendecida con tantos perros adoptivos verdaderamente asombrosos, pero Petunia ya está demostrando ser increíblemente especial!”.

Ahora, a la orgullosa madre canina le encanta presumir de su prole.

"¡Mamá Petunia es una estrella!" dijo Easley. “Ella no muestra signos de lucha. Realmente es una santa. Sé que la gente suele decir que los humanos pueden aprender de los perros, pero Petunia es capaz de amar y aceptar sin dudarlo. Ayudó a otros en necesidad a pesar de que será una carga para ella. Imagina cómo sería el mundo si todos los humanos pudieran hacer eso”.

Una vez que las tareas de crianza de Petunia disminuyan, ella y sus bebés estarán disponibles para adopción. Pero Easley ya siente el impacto de la presencia de Petunia en su vida.

“Criar a Petunia ya ha sido una experiencia que cambia la vida”, dijo Easley. “Mira cuántas vidas tengo: 18 vidas inocentes, todas al mismo tiempo. Las experiencias que traen a nuestra vida perros maravillosos (como Petunia) son aquellas que serán recordadas para siempre. Esos son los que ayudarán a formar a mis hijos para que sean la próxima generación de buenos humanos”.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA

LO MÁS POPULAR