Intento de reemplazar a los recogepelotas por perros en Wimbledon fracasa porque no devolvían las pelotas

Un intento de reemplazar a los recogepelotas de Wimbledon con perros entrenados fracasó, cuando los perros se negaron a devolver las pelotas, informó Daily Star.

Un club de tenis local cercano trató de enseñar a los perros a buscar pelotas perdidas y devolverlas a la velocidad del rayo. Pero aunque se precipitaron tras ellas, los sabuesos se negaron a dejarlas caer y tuvieron que ser sobornados con golosinas.

Los jefes de tenis decidieron que los humanos eran más rápidos. El experimento se llevó a cabo en el Wilton Tennis Club, donde los perros se sometieron a una serie de pruebas de velocidad y agilidad, que incluyeron correr arriba y abajo de la cancha y saltar por encima de la red.

El coordinador del club, Martin Schiller, dijo que aunque los perros se destacaron en la recuperación de pelotas, su desempeño fue inferior en otras áreas, incluida la devolución de pelotas a los jugadores.

Dijo que el amor de los perros por las pelotas de tenis resultó ser demasiado fuerte, ya que eran reacios a devolver la pelota.

Él dijo:

"Nuestros jugadores se encontraron en un juego de tira y afloja. Teníamos una reserva de golosinas al margen para ofrecer como un poco de aliento que ciertamente funcionó".

El ensayo fue respaldado por el proveedor de seguros para animales ManyPets, que alentó el uso potencial de perros en las canchas de tenis.

ManyPets se ha puesto en contacto con los jefes de Wimbledon instándolos a considerar cambiar sus 250 recogepelotas por perritos.

La empresa sigue esperando una respuesta formal. Cada año, alrededor de 1000 adolescentes se postulan para trabajar en el torneo que comenzó el lunes (27 de junio).

Una cuarta parte de los solicitantes son elegidos para participar. Los recogepelotas se han utilizado desde la década de 1920.

El torneo de tenis Abierto de Brasil ha utilizado previamente perros recogepelotas entrenados de refugios de animales en un intento por ayudarlos a encontrar nuevos hogares.


Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA