Mujer honra a su amado perro con el tatuaje más conmovedor

Bear amaba a su madre, Madison Szekeres, más que a nada. Y ella lo amaba. Cuando el labrador negro de 6 años murió inesperadamente, Szekeres honró al buen chico de una manera que duraría para siempre: tatuándose la mejor característica de Bear, su nariz.

“Elegí tatuarme la nariz porque la huella de su pata era realmente grande”, dijo Szekeres. “Sentí que no había visto a mucha gente con la huella de la nariz de su perro, y esto siempre me recordará a él”.

Szekeres le pidió a un compañero de trabajo que creara una impresión en tinta de la pata y la nariz de Bear.

“Decidí hacerme el tatuaje de la nariz en mi muñeca”, dijo Szekeres. “Era el cachorro más feliz y extrovertido, que no encontró una sola persona a la que no amara. Nunca hubo un momento en que no moviera la cola”.

La mamá de Szekeres sorprendió a la familia con el dulce Bear, que llegó a sus vidas en 2015.

“Era muy tímido y no sabía cómo caminar con correa”, dijo Szekeres. “Era el perro más feliz y orientado a la familia que podríamos haber pedido. Nunca habrá otro como él."

La pérdida de Bear se produjo de manera repentina, luego de una cirugía de emergencia. Szekeres no estaba preparada para perder a su amado perro.

“Fui a trabajar el martes y planeé llevarle líquidos a casa”, dijo Szkeres. “Bear lamentablemente falleció en casa inesperadamente”.

“Bear será por siempre y para siempre el mejor chico de la historia”, dijo Szekeres. “Nunca olvidaremos el amor incondicional que le dio a nuestra familia y la felicidad que pudo despertar en las personas”.

El tatuaje de la nariz de Bear recordará para siempre a Szekeres el vínculo que compartían.

“Aunque nos dejó demasiado pronto, vino aquí y cumplió su propósito mucho más de lo que podríamos haberle pedido”, dijo Szekeres. “Le agradecemos los mejores seis años que le dio a nuestra familia”.

Comentarios

LO MÁS SUAVE