Perrita rescatada que extraña a sus cachorros se enamora de gatitos que necesitan una mamá

Ginger ama ser mamá, incluso cuando los bebés no son suyos.

Después de que todos sus cachorros fueran adoptados y fueran a familias amorosas, Ginger se dio cuenta de que sus habilidades como madre aún podrían ser útiles cuando conoció a algunos pequeños gatitos adoptivos que necesitaban una madre.

Susan Hicks, quien rescató a Ginger hace unos cuatro años, ha estado criando gatitos desde 2018. Cada vez que llegan nuevos gatitos a la casa, Ginger está emocionada y husmea alrededor de su caja. A los gatitos les encanta saltar sobre Ginger y jugar con ella, a veces incluso intentan mamar de ella.

Estos gatitos llegan a la casa de Hicks en una etapa de la vida en la que son particularmente frágiles y vulnerables. Son pequeños, débiles y todavía están tratando de descubrir cómo operar en el mundo. Anhelan comodidad, y ahí es donde entra Ginger.

Cuando se crían gatitos, es común que los cuidadores les den un gran animal de peluche para que sirva como fuente de consuelo. Pero gracias a Ginger, Hicks nunca ha necesitado un juguete de peluche.

“Ginger es como una almohada viviente, respira y ronca para estos gatitos”, dijo Hicks.

Otra cosa positiva que resulta de socializar a los gatitos con Ginger es que pronto se sienten muy cómodos con los perros, una gran ventaja para los posibles adoptantes que ya tienen un cachorro en casa.

“La gente se acercará a mí y me dirá: ‘Quiero uno de tus gatitos porque sé que son buenos con los perros'”, dijo Hicks.

Cuando los gatitos eventualmente crecen y tienen que irse, Hicks puede sentir que Ginger está triste. Pero Ginger sabe que cada vez que ve desaparecer a un par de gatitos, significa que hay otro grupo a la vuelta de la esquina: gatitos que necesitarán aún más su amor y consuelo.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA