Momento en el que una Pitbull que le temía a los perros hace su primer amiga

Cuando Jennifer Lee adoptó a Maggie de Seattle Humane, no estaba segura de si la pitbull, que había sido etiquetada como "muy reactiva", alguna vez podría jugar con otro perro.

Entonces, cuando Lee vio a Maggie corriendo, interactuando alegremente con un nuevo amigo, se conmovió hasta las lágrimas.

“Fue realmente milagroso”, dijo Lee. “Lloré por completo”.

Puedes ver ese momento aquí:

En el momento de su adopción en 2019, Maggie había sido la residente más antigua de la sociedad protectora de animales. Esto se debió, en gran parte, a su personalidad reactiva. Maggie amaba a los humanos, pero estaba muy a la defensiva con otros perros, a menudo les gruñía y ladraba.

Lee pensó que las reacciones de Maggie probablemente no se debían a la malicia, sino al miedo, y se sintió obligada a darle a la niña única un hogar lleno de amor.

“Sabía que me esperaba un camino largo, pero también sabía que [Maggie] merecía amor y un hogar”, dijo Lee.

Durante mucho tiempo, Lee, en un esfuerzo por evitar a otros perros, solo sacaba a pasear a Maggie de noche.

Lentamente, Lee implementó caminatas de exposición, durante las cuales a Maggie se le permitió olfatear las casas que tenían perros, familiarizándose con su olor.

“Ella veía o escuchaba al perro, reaccionaba y luego redirigiría su atención hacia mí”, dijo Lee. “Usé entrenamiento de refuerzo positivo únicamente para ayudarla a comprender que ella estaba a salvo y que los perros estaban a salvo”.

Después de inscribir a Maggie en una evaluación de comportamiento para confirmar que sus reacciones se basaban en el miedo, Lee comenzó a permitir una mayor exposición a los perros. Eventualmente, Maggie comenzó a sentirse cómoda caminando cerca de otro perro con una correa. Durante tres años, esto fue lo más lejos que llegó Maggie.

Pero un día, Maggie conoció a una perrita llamada Nobi. De repente, sus miedos desaparecieron.

“[Maggie] comenzó a mostrar signos de querer jugar con ella”, dijo Lee. “Fuimos a un gran espacio abierto y dejamos que las dos se soltaran juntas. ¡Maggie participó en un juego genuino y saludable con su amiga! [Ellas] simplemente se adoran”.

Pronto, Maggie conoció a algunos perros más con los que se sentía cómoda jugando.

En estos días, Maggie todavía está trabajando duro para enfrentar sus miedos. Pero con cada nuevo amigo, la una vez solitaria pitbull demuestra que nunca es demasiado tarde para aprender a confiar.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA