Perro que sobrevivió a un incendio ahora ayuda a personas que también pasaron por lo mismo

Hace unos tres años y medio, Taka sufrió graves quemaduras después de quedar atrapado en un incendio en una casa y apenas logró escapar. Lo llevaron al Care More Animal Hospital en Martinez, Georgia, y el equipo allí le salvó la vida. Como sus heridas eran tan graves, su familia decidió dejarlo al cuidado del veterinario para que pudieran ayudarlo a adaptarse a su nueva vida.

“Después de que se quemó, tuvo una recuperación muy larga”, dijo Crystal Lesley, miembro del personal del Care More Animal Hospital y madre de Taka. “Fue por etapas. La primera parte tomó alrededor de 4 a 6 semanas. Después de eso, todavía tenía dos lugares que no sanaban, por lo que el JMS Burn Center se acercó a mí y lo ayudaron".

Ahora, la vida de Taka es completamente diferente de lo que era antes del incendio. Tiene una visión muy limitada y casi ninguna percepción de profundidad, por lo que moverse puede ser complicado para él. Si bien sus quemaduras se curaron, eran tan graves que el pelaje en esos lugares nunca volvió a crecer. Después de todo lo que ha pasado, el cambio puede asustarlo, por lo que su familia se asegura de mantener una rutina estricta para que se sienta seguro y cómodo.

Aún así, nada de eso lo ha frenado.

“[Él] es el pequeño luchador más fuerte y valiente que jamás conocerás”, dijo Lesley. “Es un perro extremadamente luchador y nada lo deprime. ¡Él ama la vida!”

Después de que sanó, Lesley pensó que la gente podría beneficiarse al conocer a Taka y escuchar su historia. Ella lo entrenó como perro de terapia y comenzó a llevarlo a un centro de quemados local para conocer y consolar a todos los pacientes allí. Le encantó, al igual que todos los pacientes que conoció y que sabían exactamente por lo que había pasado.

La gente de la unidad de quemados AMA a Taka”, dijo Lesley. “Quieren acariciarlo y obtener su foto y escuchar todo sobre su historia. Definitivamente les alegra el día... Taka es el héroe de un nuevo libro para colorear que fue hecho y publicado por el centro de quemados, así que tuvo que ir y ayudar a [entregárselos] a los niños. Parecía amarlo”.

Desde que comenzó la pandemia, Taka no ha podido hacer tanto trabajo de perro de terapia como solía hacerlo. También está envejeciendo y se cansa más rápido ahora, por lo que su mamá no quiere comprometerlo con demasiadas cosas. Aún así, continúa inspirando a las personas a través de visitas ocasionales y su presencia en línea, e incluso ayuda a consolar a otros perros en el hospital veterinario donde trabaja su madre que también resultaron heridos.

Taka ha pasado por mucho, pero nunca ha dejado que eso lo deprima, y su familia todavía lo admira todos los días.

“Cuando tengas un mal día o empieces a sentirte mal con tu vida, mira a Taka”, dijo Lesley. "Él es el epítome de la fuerza... Ha cambiado mucho mi vida. Es mi inspiración".

Puedes seguir a Taka en Instagram.

Comentarios

LO MÁS SUAVE DE LA SEMANA